miércoles, 9 de mayo de 2012

Objeto en movimiento.



Pues Tertulias de Café Soluble anda estrenando diseño y yo llevo mucho sin escribir, entonces a lo que vamos.

Estaba leyendo el post anterior de Bruno y no pude dejar de sentirme identificado con varios puntos que el presenta, el estereotipo.

Esa carga que todo ser social pone sus hombros y está dispuesto a cargar con tal de encajar, cual pieza de rompecabezas de la Última Cena, y sentirse parte de algo. Pues lamento decírselo chavos, y si ya lo sabían se los recuerdo, una persona no tiene que ser parte de un estereotipo para poder pertenecer. Así de sencillo.

¿Cuántas veces no han escuchado un "Tú no deberías actuar así, has cambiado"? O "No pensé que fueras así". El estereotipo con el que la gente nos suele etiquetar, y que nosotros permitimos, termina siendo un arma de doble filo, te condiciona a siempre actuar de tal o cual manera y te prohibe acercarte a algún tipo de cambio "porqué tú no eres así".

Es necesario que aclaremos nuestras prioridades y decidamos ser quien queramos ser, el ser humano siempre va a estar sujeto a constantes cambios, ¡vamos! hasta hay día y noche en 24 horas, por lo que aceptar un estereotipo y tratar de ser fiel a él toda una vida es imposible.
Tampoco se radicalicen y piensen a que con esto me refiero a cambiar totalmente tu esencia, al contrario, ser la misma persona de raíz, aceptar y abrazar nuevas formas de actuar hacen que una persona madure, conozca sus límites y que avance.

Por eso yo creo que esa frase de "Ni uno mismo se conoce" tiene algo de cierto, pero ¿Para que conocer algo estático? Si se puede aprender de un objeto en movimiento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!