martes, 4 de octubre de 2011

YO (NO) TE AMO

Siempre he pensado que soy una persona cuyos antecedentes lo han hecho esperar cosas diferentes de la vida y ver ésta desde una perspectiva poco ortodoxa. En este sentido, no soy de los que se conforman con el ideal de vida de la mayoría, que tiene una vida "estándar" o que espera de las relaciones lo mismo que el resto de los hombres del pink team.

Hace unas semanas escuché de voz de alguien esas dos palabras que no me gusta escuchar de un hombre cuando no hay razones suficientes que lo sustenten: "te amo". En lo que creo para muchos sería lo mejor que les pudiera pasar (al menos en esa etapa de la vida en la que están), el haber escuchado eso de alguien habría representado un motivo para establecer una relación y tratar de ser "happily ever after". Por el contrario, cuando sé que no se tiene razón para decirme eso (toda vez que la convivencia, lo bueno y lo malo, así como lo necesario para llegar a esa etapa no está presente) simplemente salgo huyendo y muy rara vez vuelvo a ver a esa persona.


Yo soy de los que creen que decir "te amo" es algo que se debe hacer con mucho cuidado y no andar por la vida diciéndolo tan fácilmente como uno dice "gracias" o "por favor" (claro, en el mejor de los casos que lo hagas, bestia). Amar, lo que se dice amar, no es la misma pendejada que leo en Twitter donde dos weyes tras salir un mes ya se dicen públicamente "te amo".... ¿Pero en qué momento?! 

No se confundan lectores: el amor no es atracción, no es pasártela bien con alguien o un requisito a decir toda vez que el cabrón en cuestión coge como un dios. No, eso se llamará de todo menos "amor". Si tú lector realmente lo has sentido sabrás que es un sentimiento que lleva algo de tiempo cultivar, que se sustenta en amar las cualidades y vomitar los defectos del otro, que tiene por antecedentes buenos y malos momentos, experiencias que no necesariamente tienen que ver con la relación y con otros tantos factores que nos hacen realmente, tras algunos (muchos) meses o años, poder decir "te amo" con la seguridad de que ese sentimiento es justo y no es una moda.

Yo nunca he visto esa película que se llama "Cómo perder a un hombre en diez días" y al momento de que escribo esto me pregunto si una de esas cosas es decirle "te amo". Es muy triste en mi caso porque aunque me esfuerce, difícilmente podré ver a esa otra persona de la misma manera una vez que ha hecho "su confesión". Y no, no es algo que sea de ahora, es algo que me ha pasado desde que tuve derecho a una credencial del IFE y que con el paso de este tiempo se ha mantenido inamovible.

"Te amo" fue lo que dijo... y tuve que reprimir las ganas de decirle "yo a ti no, y con esto que me acabas de decir, nunca lo podré hacer".

2 comentarios:

  1. Estamos acostumbrados a, orillados por el sensacionalismo y ciertas circunstancias decirlo, además.

    Si bien dicha frase con lleva un poder enorme en materia sentimental e involucra un sinúmero de emociones, muchas de las veces que se dice de la manera en la que lo expones, es porque está visto de una manera incompleta.

    Ejemplo:
    "Te amo... porque me dedicas dinero y tiempo, y estás ahí para hacer un poquito menos evidente mi marcada soledad y mi punitivo egocentrismo"
    "Te amo... porque me encanta coger contigo y no conozco a nadie que se mueva en la cama como tú"

    Osease que en resumen el "te amo" no debe ser dicho de dientes pa' fuera, cómo bien relatas, sino adquirir esa facultad llena de matices que lo distingue.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!