martes, 27 de septiembre de 2011

Happy Endings FTW

Hace poco descubrí una serie que me ha dejado muy feliz, es de esas que se atreven a llegar más allá de la típica historia de amigos, Happy Endings; En ella hay un personaje, que en particular, me ha agradado mucho, se trata de Max, un gay que no es como el típico estereotipo que, sino es en la mayoría, en el resto de las series gustan tanto de abusar, e incluso llegar a caricaturizar.

En uno de los capítulos, Max acusa a uno de sus amigos de ser "Gaysist", es decir, que piensa que al ser homosexual, todos son iguales y por lo mismo se acuestan con cualquier otro homosexual, aunque el gusto por los hombres sea lo único que tengan en común.

A continuación el video que plasma dicho momento:


Y ese es el verdadero problema con el que nos podemos topar en la vida real también, a través de este tiempo que salí del clóset, muchas personas piensan que por el simple hecho de ser homosexual debería de entrar en el típico estereotipo de hombre afeminado, que gusta de comprar ropa, hablar de chicos y colocar una "s" al final de cada palabra (comers, corrers, cogers), cuando en realidad no todos somos así.

Ojo chavos, que una persona tenga una preferencia sexual no significa que todos debamos de actuar como el estereotipo que desde hace mucho se han esforzado en reforzar, quiero decir, que me guste el pito no significa que deba de actuar ni acostarme con cualquier otro hombre que le guste también.

Y en este capítulo lo demuestra de una manera muy sencilla a su amigo, al ser éste negro, le presenta a una dama extremadamente católica argumentando que tienen demasiado en común, cuando en realidad lo único que comparten es el color de piel.

Quedarse con esa concepción es querer conocer a la persona de manera muy superficial, sin siquiera hacer el intento de saber como es por dentro (psicológicamente, bola de cerdos).

Yo creo firmemente que una persona no es definida ni por su preferencia sexual, ni por su color de piel, ni su situación económica, al contrario, ésta es definida por las cosas que hace, las decisiones que toma y las características (tanto físicas como psicológicas) que lo componen, todo esto en conjunto; Es imposible juzgar a una persona simplemente con alguno de estos puntos por separado, cuando el individuo en cuestión es un conjunto de todo ello.

Y así como lo ponen en esta serie, existen muchas personas que encierran a un grupo de personas en un solo estereotipo, que está muy alejado de la realidad de muchos de nosotros, simplemente por la orientación sexual.

Es por eso que agradezco que con el paso del tiempo, series como estas plasmen (con un toque de comedia) los prejuicios que la sociedad normalmente tiene y así dar cuenta de que es algo que sucede en todas partes y que es muy sencillo de minimizar.

¡Larga vida a Happy Endings!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!