viernes, 26 de agosto de 2011

Secuestro de Inspiración

Nostalgias que saben fingir,

que pretenden ya no estar para poder regresar con más fuerza;

nostalgias llenas de momentos incoloros

a los que yo decido iluminar como más me convenga,

según el grado de autoflagelación que se quiera lograr.


De ahí que uno pierda la inspiración.

Por que cuando la habitación se llena de ese aire insípido, gris, estúpido y rancio,

empieza a faltar la respiración,

pasan los segundos lentos y los días rápidos

convirtiéndose en una paradoja de la que nadie entiende nada,

mas que el tiempo que ríe a mi costilla.

(y la tuya también.)


Entonces la busco.

Debajo de la cama y en el fondo del clóset,

donde las personas comunes no se atreven a buscar

por miedo a encontrarse con sus propios monstruos.

La deletreo, la imagino, la invoco,

y hasta la menciono 3 veces frente al espejo,

¡Pero la ingrata simplemente se niega a aparecer!


Entonces desconsolada,

al borde de un llanto casi infantil,

caigo en cuenta de que no se ha ido,

¡que todo fue un engaño de la puta nostalgia!

Esa perra celosa...¡No tolera la competencia!

Busca llenar cada rincón, cada pensamiento,

cada palabra, cada lágrima, cada canción,

y cada hora del día con su insípido y plano sabor.


Sabor a nostalgia vacía, plana, gris;

nostalgia peligrosa que no inspira,

que no provoca,

que te mata.


Mientras las palabras siguen fluyendo,

la inspiración recupera, y se fortalece

degollando a la estúpida nostalgia sin sentido

que se aferra con fuerza a su actual territorio (yo).


Batallas que me quitan el sueño,

batallas de las que aún,

no se conoce vencedor.

-Zuka

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!