lunes, 15 de agosto de 2011

La misma Mermel-hada de siempre


Con todo el barullo sucedido la semana pasada a causa de la aparición de una critura "mágica y mitológica" en cierto árbol guayabero de mi ciudad, cada vez me doy cuenta de la ansiedad y necesidad que tienen las personitas por creer en algo mayor a su persona.

Seguro han de haber escuchado la noticia en el radio, leído en algún periódico, visto en la TV o incluso (como yo), haberse enterado por Tuiter, del misterioso y maravilloso acto de aparición de una pequeña criaturita con alas y polvos mágicos, Tinker Bell házte a un lado, "El hada madrina del Guayabo" ha llegado para quedarse.

"Entonces ví un centellito en el árbol y le tiré el agarrón, cuándo la vi dije "Ay no manches un hada madrina" y quise pararla y le rompí la pata y la maté, por eso la tengo en un vaso con formol" (Sic.) fueron las palabras del susodicho "Peter Pan Tapatío" que sele ocurrió atrapar a esta maravillosa criatura, matarla y exponerla a sus vecinos por una módica cantidad de 10 pesos, 20 por la foto.

Y ¡Oh sorpresa! el truco funcionó, al poco tiempo la calle estaba atiborrada de gente queriendo fotografiar al hada y estar cerca del evento del siglo (Luego porqué nos llaman provincianos, bola de retrógradas) la gente se tiraba al suelo a llorar por el suceso, se encomendaban a la santísimavirgendeguadalupe por "permitirnos" ver su magia por medio de una hada, hacía cola que le daban la vuelta a la cuadra para poder acercarse a ella y ver su magia.

"Claro que es real, ¿sino porque habrían de haber hecho una película de Campanita?" "Vi a la hada en un vaso de morfol" "Yo no creía en eso, hasta que mi hija me llevó y si era cierto, hasta tenía alas de mosca y todo" (Sic.) eran las opiniones de los visitantes, la euforia crecía y la gente se martirizaba, todo apuntaba a que la siguiente religión en pie serían los "hadistas", el mundo estaría a salvo gracias a las maravillas de nuestra hada tapatía.

¡Oh la injusticia! al poco tiempo un muchachito se encontró en un tianguis una réplica igualita a la susodicha hada del Guayabo, con la misma pose y el mismo uniforme, La verdad: era un juguete común y corriente, hasta para crear milagros se vio pendejo el muchachito del Guayabo, escogió una muñeca de hada que estaba hecha en serie.

Y la historia de la hada murió con esta verdad.

Ahora me pregunto yo ¿Como es posible que una muñeca en un vaso de agua provoque tanto revuelo y movimientos de fe?, no es más que una falta inequívoca de seguridad entre los seres humanos, no son capaces de creer en la vida tal como es, siempre están en busca de algo más que asegure su existencia misma (un hombre crucificado, un hombre que sueña con doncellas, una hada, ¡vamos! hasta Star Wars tiene su religión) y que les compruebe que tienen una razón de vivir, una razón que se les fue dada por un ser superior y que por medio de sus "manifestaciones" comprueba su existencia misma y aprueba la vida en el planeta.

Es decir, una bola de chaquetas mentales, Lo que sucedió con la hada (y lo que ha sucedido desde el principio de los tiempos con las "apariciones" de la virgen y jesús en el pan, en los árboles, en las paredes ¡Hasta en la caca que me limpié cuando fui al baño!) no es más que la incesante necesidad del ser humano por justificar su existencia por medio de seres mayores así mismos; La falta de educación resultó ser un factor importante, también.

Yo no creo en eso de buscar hasta el fin del mundo la fe y las pruebas de que somos producto de una cagada de un ser mayor a nosotros, somos y estamos aquí y de alguna manera tenemos que sacarle provecho a ello, no perdamos el tiempo buscando pruebas que justifiquen nuestra realidad, aprovechémoslo para darle sentido a nuestra vida, con nuestra misma existencia.

Y si alguna vez me encuentro un pitufo en el jardín, me aseguraré de avisarles a todos aquellos que pagaron por el hada, igual y me hacen rico.

Fuente de las entrevistas: http://www.vanguardia.com.mx/capturanasupuestahadaenguadalajara-1065695.html
(Chequen el video al final)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!