lunes, 29 de agosto de 2011

Con el ojo en la caza


El otro día, hablando con Javier, estuvimos inmersos en una plática que giró alrededor del Matrimonio y los sobrevalorado que se encuentra hoy en día y no por el hecho de la institución como tal, sino de las personas que ya se casan tan fácilmente como cambian de calzones.

No les voy a mentir chavos, yo no soy de esos que tienen al matrimonio en su cabeza como prioridad, no sólo por mi condición sexual, sino como idea propia; El hecho de hablar de matrimonio y de "Sentar cabeza" me suena a algo muy lejano y, hasta cierto punto, utópico, sin embargo, para entender esto, antes debo de separar a la palabra "matrimonio" en dos vertientes.

La primera, la visión religiosa e insititucional del matrimonio como ese momento en el que una persona se compromete con otra a pasar el resto de sus días entendiéndose, amándose y demás palabrerías con el "Hasta que la muerte los separe", que se nos ha inculcado desde que somos infantes e inocentes.

La segunda, la visión de que consolidándose el matrimonio la relación, a fuerzas, va a estar en su mejor momento toda la vida y que por el simple hecho de formar parte de una institución como esta jamasdelosjamases y nuncadelosnuncas pasará nada malo ni se deberá hacer nada por la relación, ya que el matrimonio resuleve todos los problemas que se presenten, es un mágico y novedoso lugar al que todos debemos aspirar a llegar.

No me tomen a mal chavos, yo creo en todas esas palabrerías del amor verdadero y amor de la vida y porsiemprenosamaremos, sin embargo, la concepción que muchos de los enamorados de hoy tienen del amor, terminan y encajan perfectamente bien en los dos términos que les acabo de mencionar.

Muchos terminan teniendo una relación con el fin de llegar al matrimonio y dejar de preocuparse por la otra persona, otro más buscan casarse para por fin amarrar esa relación que llevas tratando de mejorar desde hace mucho tiempo y otros más lo hacen, impulsivamente, para demostrarle al mundo los madurotes que son y que son lo suficiente amorosos e independientes como para casarse (aunque lleven 2 meses de conocerse); Lo que irremediablemente, aunque no es una regla, termina en divorcio.

Con todo esto que sucede, los conceptos de amor y matrimonio en sí, han llegado a ser tan tergiversados y alterados, que ahora cualquier persona que tenga una erección por otra siente que es el amor de su vida y que merecen vivir matrimoniados por el resto de sus vidas.

No chavos la vida no es así, las relaciones sentimentales son para echarle ganitas, hacer de cada día como si fuera el primero de la relación y siempre hacerlo por lo mejor de la relación, no porque "aydiosmiosisoybienamorosamevaadarelanillodecompromiso"s o "valgamediosmeacabadedarsuvirginidaddebocasarmeconella"s.

Por situaciones como las anteriores mencionadas, las relaciones comienzan a volverse más obsesivas y enfermas, no hay espacio para la individualidad ni la libertad, las parejas se convierten en simbiontes donde ya no hay cabida para el “Yo” y hay demasiado “Nos”.

¿En que momento dejaron de importar los verdaderos momentos juntos y comenzaron a aparecer los “tenemosqueestartodoeltiempojuntos”? ¿A qué horas las parejas dejaron de pensar en el otro y empezaron a hacer felices a los que los rodean? ¿Dónde quedó el “mequierocasarconelporquequiero” y no porque “semevedivinoelvestidoyyatengo30años”?

Conzocan a su pareja, entiéndanla, pasen tiempo con el(la), hagan todo lo que quieran pero porqué de verdad lo sienten, no porque una ridiculización de una institución lo dice, vivan con su pareja antes de siquiera considerar casarse con ella si así lo creen y sino funciona, no es el fin del mundo, conocerán a alguien más, nunca dejen de aprender y por lo que más quieran, dejen de pensar todo con el corazón y equilíbrenlo con el cerebro, lo tienen ahí para que sirva de algo, no es un adorno.

Y si de verdad se van a casar, que sea porque quieren, no porque traigan prisa por hacerlo.


viernes, 26 de agosto de 2011

Secuestro de Inspiración

Nostalgias que saben fingir,

que pretenden ya no estar para poder regresar con más fuerza;

nostalgias llenas de momentos incoloros

a los que yo decido iluminar como más me convenga,

según el grado de autoflagelación que se quiera lograr.


De ahí que uno pierda la inspiración.

Por que cuando la habitación se llena de ese aire insípido, gris, estúpido y rancio,

empieza a faltar la respiración,

pasan los segundos lentos y los días rápidos

convirtiéndose en una paradoja de la que nadie entiende nada,

mas que el tiempo que ríe a mi costilla.

(y la tuya también.)


Entonces la busco.

Debajo de la cama y en el fondo del clóset,

donde las personas comunes no se atreven a buscar

por miedo a encontrarse con sus propios monstruos.

La deletreo, la imagino, la invoco,

y hasta la menciono 3 veces frente al espejo,

¡Pero la ingrata simplemente se niega a aparecer!


Entonces desconsolada,

al borde de un llanto casi infantil,

caigo en cuenta de que no se ha ido,

¡que todo fue un engaño de la puta nostalgia!

Esa perra celosa...¡No tolera la competencia!

Busca llenar cada rincón, cada pensamiento,

cada palabra, cada lágrima, cada canción,

y cada hora del día con su insípido y plano sabor.


Sabor a nostalgia vacía, plana, gris;

nostalgia peligrosa que no inspira,

que no provoca,

que te mata.


Mientras las palabras siguen fluyendo,

la inspiración recupera, y se fortalece

degollando a la estúpida nostalgia sin sentido

que se aferra con fuerza a su actual territorio (yo).


Batallas que me quitan el sueño,

batallas de las que aún,

no se conoce vencedor.

-Zuka

lunes, 22 de agosto de 2011

Todo comienza simple


Creo que uno de los retos más grandes que tenemos todos a lo largo de nuestra vida no es lograr "conocer" a todas las personas que nos rodean, es algo imposible, sino realmente conocernos a nosotros, saber que es lo que nos gusta y la manera en la que reaccionamos ante tal o cual circunstancia, cosa que yo debo confesar, descubrí hace 5 años.

El ser humano se encuentra siempre en una constante búsqueda de preguntas y respuestas para llenar esos vacíos de conocimiento que todos llamamos curiosidad, las religiones, la fe, las chaquetas mentales, todas ellas surgen de una constante necesidad por responder preguntas que alguna vez todos nos planteamos.

Sin embargo, la más importante de todas, creo yo, es y debería ser siempre ¿Quién soy yo?; Sonará algo fácil de responder, pero la mayoría de las veces es algo más complicado de lo que parece; A la misma vez, resulta algo esencial para poder entender la vida que vivimos.

Pero ¿Porqué es tan importante saber quienes somos?, porque como todo en esta vida, empieza por lo simple y se desarrolla en lo complejo, necesitamos saber quienes somos para podernos relacionar con otras personas, ejercer un trabajo o incluso hacer las cosas más sencillas, como vivir.

Todo comienza desde uno mismo, para poder confiar en alguien se necesita confiar en ti mismo, para poder amar a alguien es necesario amarse así mismo ¿y esto cómo se logra? conociéndote, sabiendo que es lo que te gusta y lo que no te gusta, experimentando diferentes situaciones para saber la manera en que reaccionarás, teniendo una voz propia.

Yo, como comenté en un principio, no supe de eso hasta hace poco, antes yo me permitía pensar lo que los demás pensaban porque "así es", respondía como los demás porque "todos lo decían", vamos, hasta me vestía como los demás "porque era la moda", cuando en realidad debería estarme preocupando por descubrirme a mi mismo y lo que yo soy en realidad.

Cada persona somos un ente aparte de los demás, por lo que no respondemos ni reaccionamos de la misma manera en que lo hacen los demás, de tal manera en que una persona no puede decirnos como debemos actuar ante tal situación, ni como debemos de vestir o incluso pensar, somos seres autóctonos con la capacidad de decidir eso por nosotros mismos, por nuestra convenciencia y forma de ser; Cuando permitimos que nos quiten eso ya no queda nada más.

Conocerse así mismo, favorece el tener confianza, una buena relación con los que nos rodean y un gran desempeño en el área laboral en la que nos queremos realizar, ya que sabemos lo que queremos y decidimos por nosotros, no por los demás.

Comencemos por saber quienes somos y a dónde queremos llegar antes de empezar a tomar decisiones que a final de cuentas, si esto sucede y lo permitimos, serán tomadas por otras personas y no por nosotros.


lunes, 15 de agosto de 2011

La misma Mermel-hada de siempre


Con todo el barullo sucedido la semana pasada a causa de la aparición de una critura "mágica y mitológica" en cierto árbol guayabero de mi ciudad, cada vez me doy cuenta de la ansiedad y necesidad que tienen las personitas por creer en algo mayor a su persona.

Seguro han de haber escuchado la noticia en el radio, leído en algún periódico, visto en la TV o incluso (como yo), haberse enterado por Tuiter, del misterioso y maravilloso acto de aparición de una pequeña criaturita con alas y polvos mágicos, Tinker Bell házte a un lado, "El hada madrina del Guayabo" ha llegado para quedarse.

"Entonces ví un centellito en el árbol y le tiré el agarrón, cuándo la vi dije "Ay no manches un hada madrina" y quise pararla y le rompí la pata y la maté, por eso la tengo en un vaso con formol" (Sic.) fueron las palabras del susodicho "Peter Pan Tapatío" que sele ocurrió atrapar a esta maravillosa criatura, matarla y exponerla a sus vecinos por una módica cantidad de 10 pesos, 20 por la foto.

Y ¡Oh sorpresa! el truco funcionó, al poco tiempo la calle estaba atiborrada de gente queriendo fotografiar al hada y estar cerca del evento del siglo (Luego porqué nos llaman provincianos, bola de retrógradas) la gente se tiraba al suelo a llorar por el suceso, se encomendaban a la santísimavirgendeguadalupe por "permitirnos" ver su magia por medio de una hada, hacía cola que le daban la vuelta a la cuadra para poder acercarse a ella y ver su magia.

"Claro que es real, ¿sino porque habrían de haber hecho una película de Campanita?" "Vi a la hada en un vaso de morfol" "Yo no creía en eso, hasta que mi hija me llevó y si era cierto, hasta tenía alas de mosca y todo" (Sic.) eran las opiniones de los visitantes, la euforia crecía y la gente se martirizaba, todo apuntaba a que la siguiente religión en pie serían los "hadistas", el mundo estaría a salvo gracias a las maravillas de nuestra hada tapatía.

¡Oh la injusticia! al poco tiempo un muchachito se encontró en un tianguis una réplica igualita a la susodicha hada del Guayabo, con la misma pose y el mismo uniforme, La verdad: era un juguete común y corriente, hasta para crear milagros se vio pendejo el muchachito del Guayabo, escogió una muñeca de hada que estaba hecha en serie.

Y la historia de la hada murió con esta verdad.

Ahora me pregunto yo ¿Como es posible que una muñeca en un vaso de agua provoque tanto revuelo y movimientos de fe?, no es más que una falta inequívoca de seguridad entre los seres humanos, no son capaces de creer en la vida tal como es, siempre están en busca de algo más que asegure su existencia misma (un hombre crucificado, un hombre que sueña con doncellas, una hada, ¡vamos! hasta Star Wars tiene su religión) y que les compruebe que tienen una razón de vivir, una razón que se les fue dada por un ser superior y que por medio de sus "manifestaciones" comprueba su existencia misma y aprueba la vida en el planeta.

Es decir, una bola de chaquetas mentales, Lo que sucedió con la hada (y lo que ha sucedido desde el principio de los tiempos con las "apariciones" de la virgen y jesús en el pan, en los árboles, en las paredes ¡Hasta en la caca que me limpié cuando fui al baño!) no es más que la incesante necesidad del ser humano por justificar su existencia por medio de seres mayores así mismos; La falta de educación resultó ser un factor importante, también.

Yo no creo en eso de buscar hasta el fin del mundo la fe y las pruebas de que somos producto de una cagada de un ser mayor a nosotros, somos y estamos aquí y de alguna manera tenemos que sacarle provecho a ello, no perdamos el tiempo buscando pruebas que justifiquen nuestra realidad, aprovechémoslo para darle sentido a nuestra vida, con nuestra misma existencia.

Y si alguna vez me encuentro un pitufo en el jardín, me aseguraré de avisarles a todos aquellos que pagaron por el hada, igual y me hacen rico.

Fuente de las entrevistas: http://www.vanguardia.com.mx/capturanasupuestahadaenguadalajara-1065695.html
(Chequen el video al final)

martes, 9 de agosto de 2011

Qué difícil ser señora.


Suena el despertador a las 5 am y te paras como resorte para abandonar lo calientito de la cama y prender el bóiler para meterte a bañar. Quién sabe para qué chingados te molestas en prender el bóiler pues el agua siempre sale heladísima, seguro ya se terminó el gas y tienes que rellenar tu tanque estacionario (a la antigüita porque como el gas natural no hueles, no vaya ser que un día amanezcas patitiesa). Sales de bañarte de volada y mientras te vistes vas repasando los pendientes del día: la junta de Jaimito, el ballet de Florecita, café con las amigas en tu única hora libre del día, llamarle al ingeniero que conociste el otro día en un bar a toda velocidad, etc.

Preparas el desayuno en friega, algo sencillito como huevos con jamón o ya viéndote muy jodida, cereal. Acto seguido, subes a despertar a los niños porque no se les vaya a hacer tarde para la primaria y secundaria respectivamente; como siempre, Jaime se tarda las horas en desamorrodarse y rodar por las cobijas, no puede ser, ya tiene 9 años y parece de 6 todavía, ¿qué les dan a los niños de ahora? Flor tiene menos problemas, por lo menos ya se alista sola, pero todavía me necesita para acomodarle las colitas, revisar que no lleve revistas de esas de adolescentes descarriados en la mochila y que no se maquille como las de a peso de sus amigas, habráse visto lo que hacen ahora las muchachas de 13 años, en mis tiempos no era así.

Después de incontables, gritos y carrerearlos por más de 30 min Jaimito todavía no reacciona, no puede ser, parece que nació dormido, pero eso le pasa por andar nomás viendo caricaturas hoy en la noche se me va a acostar más temprano para ver si así se espabila. ¡Flor, que no puedes llevar ese suéter!, no es del uniforme, no voy a discutir; sí, aunque me odies, ya vámonos ya se nos hizo bien tarde.

Ya se enfrió el desayuno, ni modo, desayunarán el lunch. Córranle, niños que luego no me los quieren aceptar por llegar tarde. Ándale Jaimito, súbete al camión, sí ya sé que está lleno pero ¿qué quieres si no se apuran? El metro está lentísimo, vamos a tener que tomar taxi, no puede ser, en esta ciudad ya no alcanzamos a vivir todos apretados y luego en taxi, pues ni que uno fuera rico. Flor, ya tú camínale a la secundaria, ya no me da tiempo de irte a dejar hasta allá, me va a matar el licenciado, va a decir que siempre llego tarde y siempre es por su culpa, la próxima vez los dejo y yo hago mis cosas, no puede ser que usen mi tiempo...

Las 9:03 y yo llegando a la oficina, me van a descontar los 3 min porque así son de negreros en estos trabajos. ¡Hola Rosalía!, lindísima ella la recepcionista, apenas se alivió de su 3er hijo y qué valor, en serio; yo con 2 niños ya me quiero volver loca ahora con el tercero no sé que sería de mi persona. Bueno, primero lo primero: hay que maquillarse, ir en friega al baño, conectar la secadora, quitarse el tubo del fleco, acomodarse las medias (que ya están en las últimas, hay que comprar unas nuevas) y cambiar las chanclitas de meter por los tacones.

Ahora sí, a cobrar la tanda: Lucero me debe la de la semana pasada, Jesusa no me ha dado nada así que luego ni pida que la ponga hasta arriba, Georgina nomás se hace guaje y luego no quiere pagar, Luz por lo menos va al corriente nomás porque su marido también trabaja. Pues claro así cualquiera, no que una se debe de valer por sí misma porque con los hombres nomás no se puede, son una bola de zánganos y de buenos para nada, yo prefiero salir así adelante sola con mis hijos porque si una se queda esperando a que el marido le resuelva le da el cuarto...


Falta meter mi pedido de Fuller, ya casi junto todos mis puntos para la cosmetiquera y convertirme en socia platino, 'ora que ve a mi vecinita la del 5 le recuerdo que me regrese también el de los Price Shoes porque ya me lo andan pidiendo aquí en la oficina, igual y hasta me conviene hacer mejor una tanda de zapatos porque con las de dinero una se hace unas bolas... sí, mejor les digo eso a las muchachas, total unas chanclitas extra nunca le caen mal a nadie.

Aydiosmío ya llegó el licenciado, ahorita le pido permiso para salir a desayunar un juguito de naranja y una torta de tamal mínimo porque ya me rugen las tripas de hamb... ¡Ay!, se me olvidó dejarle a la vecina para que me pagara la basura de este mes, ahora no se la van a llevar y los perros me van a hacer un despapaye ahí en mi entrada; voy a encontrar mi tapetito bien desecho y mis macetas bien apestadas, qué horror, ahorita busco el teléfono de la vecina y le digo que le paso en la noche el dinero pero que me urge pagarles porque son unos huevones y con trabajos hacen lo que les corresponde.

Ese Esteban, el mensajero, es un amor de persona; con todo y que su mami anda enferma se da el tiempo de venir a saludar y pasarnos a dejar un dulcecito, no entiendo porque no se ha casado, ya está en edad, él que es bien educadito y formalito, antes de que se nos eche a perder como toda la demás bola de hombres malagradecidos y que nomás la quieren a una para burlarse.

Claro, un montón de gente en la fila para pagar lo que tuvieron todo el mes, pero así es el mexicano y pues mientras que se chingue una, ¿no? Aquí atiende y atiende; ah, pero eso sí, yo a las 3 salgo a comer le pese a quien le pese, al fin que sí llegué a tiempo porque mi comayita Lidia, la del otro piso, me hizo favor de checarme mi tarjeta.

Todos los lugares de comida siempre hasta el gorro, se tiene que conformar con unos tacos, me va a regañar el doctor del PrevenIMSS en mi próxima cita pero pues ¿qué quiere que haga?, si es lo único que hay para comer por estos lares. Regresar a la oficina y enterarte que Lucha, la envidiosa de dos escritorios ya anda hablando mal de ti, qué gente, qué ganas de andar viboreando a una que no le hace mal a nadie; por eso el marido las deja, por cizañosas, pero sí hasta el hijo le dejó la prepa, merecido se lo tiene, rastrera esa.

Todo a última hora, ¿por qué no me pudieron encargar estos oficios una hora antes? Ahora lo tengo que hacer todo al aventón y se me va a hacer tarde para pasar a recoger a Jaimito, lo bueno que su escuela tiene medio internado que si no ya me he de imaginar las angustias que pasaría mi hijito esperando a su madre...

Vámonos, vámonos; apenas fue quincena y ya se me fue toda en pagos al banco, cuentas pendientes, el teléfono que llegó carísimo; pero la culpa la tiene Flor que se la pasa nomás hablando con sus amigas o con sus galanes, a estas alturas quién sabe, los jóvenes andan muy precoces, no era así en mis tiempos.

No, no, ya no me da tiempo de ir con las amigas por el cafecito, mejor para la próxima. Todavía tengo que llegar a cocinar y mandar a Flor a su clase de ballet, luego que Jaimito me salió que quiere entrar al fútbol y a ver cómo le vamos a hacer, todo sea por la estimulación y el deporte que tanto dicen los doctores en la tele... ay, se me olvidaba que ya este sábado son los XV años de Tania, mi sobrina y me toca ser madrina de recuerditos, ni modo, tendré que irme temprano al mercado de la Lagunilla a ver en cuánto me sale el chistecito.

¡Flor cuélgame ese teléfono! ¡Jaimito apágame esa tele! ¡Ya hablé! Órale, a ponerse pijama y lavarse los dientes, no voy a estar repitiendo. Ahorita guardo las ollas que dejé afuera en lo que cocinaba; a ver si me marca el ingeniero del bar, total que para eso está, que demuestre interés.

Ya ni pude ver mi novela, mañana le digo a mi comayita que me la platique, al fin que sus hijos ya están grandes y ella puede darse esos lujos. Yo mejor me voy a desmaquillar y a dormir porque ya es tardísimo y mañana me espera otro largo día...


(Yo sigo sin entender cómo pinchemente pueden con este ritmo de operaciones sinápticas en el encéfalo, en serio).

alternBRUNO°°

jueves, 4 de agosto de 2011

Júrame

Hace tanto en que escribí esto que hoy reafirmó aquella vez en la que experimenté haberme enamorado por primera vez y hasta hoy: la única. "Júrame" recordando aquella canción que un día me dedicó.



Esta noche todo luce impecable a mi alrededor, no hay rastro alguno del desorden, todo está estrictamente igual como el último día en que estuvimos juntos.



Vuelvo la mirada al exterior y observo a unas cuantas personas que caminan a casa después de estar sentados conversando en aquel parque, niños jugando con sus mascotas antes de último suspiro del sol en este día, algunas parejas despidiéndose y deseándose una buena noche. Todo parece tan normal para ellos… tan nostálgico para mi.





Camino un poco para recostarme en mis recuerdos. En este anochecer he decidido extrañarte, extrañarte como nunca antes lo había hecho hasta dibujar tu silueta en las sombras marcando tu forma de caminar al acercarte a mí dejando atrás los últimos rayos de sol y así saborear tu sonrisa inocente y disfrutar tu mirada tan cautivadora que dejaba siempre al descubierto la nobleza de tus pensamientos y emociones.



Quiero decirte que no he abrazado a nadie con la misma intensidad, y tampoco me han abrazado como solías hacerlo, no he respondido el teléfono con la misma emoción imaginando que eres tu… no he abierto un solo mensaje que me sorprenda como cuando recibía los tuyos. No me he divertido en una conversación como lo hacía cuando nos quedabamos hasta tarde en el teléfono, o como cuando nos sentabamos en alguna banqueta mientras el sol se ocultaba.



Han pasado demasiados amaneceres desde la última vez que pude ver tu rostro mientras conseguías despertarte, tu cuerpo largo que apenas cabía en mi cama y tus brazos cerca de tus labios. Después de ti… nadie ha logrado lo que tu.


Hoy mi mundo luce mejor pues he aprendido mucho de nuestra experiencia. Mi emoción sigue preguntando a mi razón donde has estado que no he podido verte desde entonces. No existe el desorden de saber que ropa me pondré para sentirme más cómodo contigo, no dejo ya mi loción destapada ni la crema para peinarme fuera de su lugar, no hay rastro de esa ilusión.


Esta noche quiero subir a la cima de la montaña y llevaré tu recuerdo en este último paseo juntos.


Y en la oscuridad de la noche recuerdo cada momento junto a ti, la primera vez que hablamos por teléfono, la primera cita, la primera vez que la lluvia cayó sobre nosotros mientras conversabamos cerca de El Ángel, el primer beso afuera de aquel bar, la primera noche juntos, la primer vez que discutimos, los nervios cuando me presentaste a tu hermana, las veces que dormiste conmigo, mi pastel de cumpleaños, la vez que caminamos para llegar a coyoacán, el helado que ahí me compraste… tantas cosas bonitas. Tantos momentos que hoy me hace entender que contigo aprendi del amor.


Este día en especial te extraño como cada noche cuando tenías que volver a casa, te extraño como cada momento en que colgaba el teléfono para esperar a que llegará el momento de verte, te extraño como la última navidad que pase cerca de tí, te extraño como la primera noche que pasamos juntos y que espere dos días para poder verte de nuevo… y te extraño más que ayer.

Guardaré este recuerdo en una caja de cristal y voy a lanzarla a las estrellas.

Y así ví como esos recuerdos, envueltos en una caja de cristal, se alzaban en la distancia lejos de la cima de la montaña en la que me encontraba, dió tantas vueltas en el aire que en el horizonte solo veía fotografías, una a una se dibujaban frente a mi… las contemple por última vez y las lágrimas empezaron a resbalar en mi rostro, en un instante lloraba con tanta melancolía que las estrellas desaparecieron y la luna dejo de brillar.

Fue entonces cuando la caja de cristal estalló al tiempo que desaparecía la última imagen de un beso que nos dimos, miles de trozos de cristal brillaron en la oscuridad, hasta desvanecerse en el infinito.

Suspiros al viento, miradas en el infinito, un sentimiento, una emoción… mi corazón.

...



El amor que nos tenemos ha podido con todo, y ahora como amigos, hemos desafiado el tiempo, hemos gritado, hemos mutilado sonrisas con enojo y seguimos compartiendo momentos con una sonrisa en los labios. Hemos caminado largos trayectos y nuestras miradas cuidan uno del otro aun en la distancia. Gracias por quererme, por seguir cerca, por compartir tu tiempo y espacio conmigo, por tu sonrisa y por confiar en mi.





Con aprecio y todo mi cariño para ti: José Luis, el amigo incondicional y el primer amor.


Ray.

lunes, 1 de agosto de 2011

Miedio sí, Miado no


¿Que tan importante es la imagen que tiene la sociedad de ti? ¿Hasta dónde los comentarios de una persona te pueden llegar a afectar? es impresionante que el ser humano, aparte de su propia opinión, vive mucho de lo que los que lo rodean piensan, cuándo a final de cuentas lo único que importa es lo que piensas de ti mismo.

Hagamos un ejercicio de conciencia, chavos; Piensen (los que manejan) ¿cuántas veces han cantado a todo volumen, o incluso, bailar mientras haces esto? ¿Cuántas veces han dejado de hacer cosas por el miedo de lo que los demás vayan a decir? ¿Cuántas veces se han dejado de arriesgar?

No me lo tomen a mal, yo también he tenido miedo de hacer muchas cosas, es nuestra condición como ser humanos, pero con el tiempo he aprendido a reconocerlo y aprovechar las bondades del mismo, digamos que ahora soy un "explotador del miedo".

Alguna vez escuché que "el miedo es el que nos ayuda a tomar decisiones" y no podría estar más de acuerdo, tener miedo de hacer o no hacer algo es precisamente el detonador que nos permite tomar esa decisión, es el que nos pone en perspectiva la situación y que, muy pocas veces, nos empuja a hacer algo, ya que, y de muy mala manera, hemos aprendido a usarlo como pretexto para no hacer lo que queremos.

Ese es el verdadero problema, repito, no tiene nada malo tener miedo, el problema es cuándo utilizamos mal ese sentimiento y lo dirigimos como barrera protectora, en lugar de usarlo como detonador, como empuje de cosas nuevas que se nos presenten.

Y es precisamente ese mal uso el que nos hace pensar en todo lo que nos rodea al momento de tomar esa decisión "Que ¿Que va a pensar la gente cuándo me vea haciendo eso?" "Que ¿Y si me sale mal?" "Que ¿Y si no es la decisión correcta?" "Que, Si a chuchita la bolsearon, no me vaya a pasar lo mismo".

El pensar en las consecuencias no tiene nada erróneo, al contrario ayuda a aclarar el panorama, sin embargo cuándo éstas forman parte de la gran chaqueta mental que le llamamos miedo, pasa a otro término y sólo nos perjudica más de lo que nos podría ayudar; ¡Sean conscientes! ¡Piensen las cosas dos veces! ¡Pero por ningún motivo usen el miedo y las consecuencias como un escudo protector!.

Con esa idea en la cabeza, he podido tomar las decisiones mucho más claramente en mi vida diaria y hacer cosas que, mi "yo" de hace cinco años, jamás hubiera hecho. Si es cierto que soy un poco imprudente y a veces me paso el miedo por los huevos, pero he aprendido a abrazarlo en mi vida y formarlo parte de ella.

Ahora el miedo es mi compañero de viaje y no mi escudo protector, y lo he dicho antes, cargar cosas innecesarias na'más joden la espalda.