jueves, 26 de mayo de 2011

Despedida

Cierra los ojos, acércate y toma mi mano que quiero conversar contigo.


Ayer por la noche pensaba en ti, antes de ir a la cama a descansar recordé lo feliz que me has hecho todo este tiempo y agradecí a Dios por permitirme compartir mi vida contigo.


¿Sabes? En esos últimos días en que no había podido estar cerca de ti cerraba los ojos así como estas tú en este momento y tu imagen se dibujaba frente a mí. Lo que sentía dentro no puedo describirlo con palabras, pues el sentimiento y la emoción no permiten descripción alguna cuando hay inmensidad e intensidad en ellos.


Yo solamente sonreía.


No abras los ojos. Ten paciencia y disfrútame, alza tu rostro y atrévete a imaginar. Siente en tu piel el resplandor del amor que siento por ti y en esta noche sin luna dibuja una estrella en el cielo, una sola.


Ahora camina conmigo que te llevaré a la cima de aquella montaña. Camina lento y despacio, mientras respira mi olor en el viento y escúchame en el silencio de tu mente… aquí estoy cerca de ti, no dudes de eso. Y aquí en la cima de la montaña estaremos seguros tu, yo y lo que sentimos.






Voy a soltar tu mano, pero no me iré de tu lado… aun no. Confía en mí.


Extiende los brazos al cielo y déjate acariciar con la sutil fuerza del viento. Con tus labios saborea la frescura de la brisa y deja que tu piel refleje el brillo de esa única estrella que hoy existe en esta noche.


Hemos compartido tanto, hemos sonreído juntos y hemos llorado tantas veces. Es tiempo que me encuentres dentro de ti y me huelas cada amanecer, pero no permanezcas aquí. Continúa tu camino con la misma dignidad con la que te has mostrado, yo estaré cuidando de ti y cuando necesites recordarme ya sabes donde puedes encontrarme.


Mientras tanto seré feliz viéndote sonreír. Regresa a casa que tienes mucho por hacer y no permitas que este momento permanezca mucho tiempo en ti porque no quiero que te robe la sonrisa.


Ayer por la mañana dejé de respirar y en el momento del final sonreí al recordar el tiempo que me has dedicado con tus pensamientos y emociones. Ahora me voy a donde no puedes seguirme. Esa única estrella que dibujaste en la oscuridad de esta noche y que aparecerá cuando abras los ojos… soy yo.




"Escribe con las estrellas y encuentra la tranquilidad en tus emociones..."



Para mi amigo Rodolfo.




Ray.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!