lunes, 18 de abril de 2011

Las puertas están abiertas

Una cosa es salir del clóset y ser una flor feliz por la vida como parte del proceso de aceptación (muy individual y personal) y otra es la que sucede a tu alrededor, con tus personas más cercanas , dícese Familia, amigos, primos, perros, gatos y demás.

Porqué, después de todo, nosotros aceptamos nuestra condición y seguimos adelante, pero hay veces que nuestros allegados tienen formas diferentes de hacerlo, para bien o para mal.

Por ejemplo, continuando con mi experiencia (si ya les dio hueva pueden cambiar de post sin compromiso ¿eh?), en el caso de mi sacrosanto (y hipster) padre, cambió totalmente la perspectiva que tenía de él, yo pensé que con él sería mucho más problema que con mi mamá, por la misma situación de que él es hombre y yo soy sú único hijo hombre (tanto que anhelaba alguien con quien ver el futbol y hablar de deportes y lo único que se de eso no es más que jugadores buenotes).

Sin embargo, él es el que más me apoya (dentro de mi familia), esperando que al momento en el que tenga pareja se lo presente sin ningún problema y eso me da gusto, su proceso de aceptación fue más momentáneo y gradual.

Por otro lado, el de la matriarca de mi familia, aparte de querer mandarme con un psicólogo de por vida, chilló, mentó madres y después de un rato (una que otra semana) me dijo que estaba bien, no sin antes probar unos intentos fallidos ("-¿Ya viste esa chava?, está guapa ¿NO?" -"Tu hermana tiene una amiga muy guapetona y le dije que la invitara a cenar para que la conozcas").

Su única petición fue y cito "No le vayas a contar a tu abuelita (su mamá), ya está muy viejita y mejor la dejamos con la ilusión de que te gustan las mujeres", no tuve ningún problema, no me encuentro urgido por andar despotricándolo por doquier.

Como ven, cada contexto cercano a la persona que sale del clóset es muy variable y, algunas veces, complicado.

Tanto me he topado con personas que prefieren olvidarlo "¿Entonces como vas con tu novia?¿Ya tienes verdad?" , como con otras que presumen de su conocido como si fuera un accesorio de catálogo "¿Ya te conté que mi hijo es gay y soltero?, tan guapo él", o el desentendido que lo sabe pero prefiere no hablar de ello "¿Gay?, bueno sí, pero tampoco es una vieja, el sigue siendo un hombrecito".

Reacciones y maneras de aceptarlo habrá al por mayor, muchas veces no serán las que esperemos, pero gradualmente las cosas tomarán un poco más de sentido, ya sea que lo acepten o lo nieguen, de cualquier manera fuera del clóset ya están.

Bajo advertencia no hay engaño y si hay engaño no digan que no lo advirtieron...



2 comentarios:

  1. Con la aceptación propia, poco a poco llega la de los demás…ya veras

    ResponderEliminar
  2. De hecho todo viene desde dentro, yo tengo mi propia aceptación y con eso tengo más que suficiente.
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!