jueves, 21 de abril de 2011

Deluxe road to perdition: Death.

Y una nube negra oscureció la inmensidad del paraíso, poco a poco las estrellas se perdieron en el infinito. El viento alcanzó la fuerza necesaria para levantar la más furiosa de las trombas marinas nunca antes vista por los mortales.


Una vez que el horizonte se confundió con el azul oscuro del cielo, el viento trajo el murmullo oportuno que provocó miedo en aquellos que poco a poco se acercaban a observar a la orilla de la playa, era el morbo y la incredulidad de lo que no vivían en su propia vida. Algunos corrían a resguardarse detrás de las palmeras y los demás encaminaban sus pasos a la cima de las montañas alrededor de la playa.

El día final había llegado.


El horizonte lucía tan enigmático como la misma oscuridad. Los Demonios Maestros tocaban instrumentos desde algún lugar en el infierno, ambientando así el espacio mortal.


Se escucharon docenas de cuernos y las aguas se levantaron al infinito en una cortina brillante que al caer reveló la presencia de las siete bestias. En el lado derecho una pantera y una serpiente Krait tan negros como el mismo peligro y en el extremo, un toro con la cabeza baja y los ojos brillantes retando al destino. En el lado izquierdo: un doberman y un lobo con el hocico listo para destrozar cuerpos. Un cuervo; el último de la fila, con las alas extendidas graznando con toda su potencia.


La música se volvió un completo desafió a la tranquilidad.Y para complementar la sobriedad letal del paisaje, un caballo oscuro en la retaguardia, acomodado de lado y relinchando vez en vez. La última estrella se extinguía en el firmamento.


Entonces, la oscuridad se iluminó con rayos de luz espectaculares que, tan pronto la velocidad permitía, eran coronados con truenos ensordecedores marcando la calma letal de las siete bestias que ahí esperaban pacientes. El mar se extendió al cielo y en sincronía con los rayos volvió a caer sobre su misma superficie.


Entre inmensas olas y espuma blanca apareció El Rey, quien en un movimiento en el viento consiguió colocarse en el medio de las bestias. El caballo negro le cuidaba la espalda, entonces ya relinchaba dejando ver su esplendor majestuoso cual animal elegante. El Rey vestía un traje negro del que se distinguía mientras estaba suspendido en el viento. Sus ojos lucían tan enigmáticos que destilaban la fuerza que poseía, su cabello volaba en el viento mostrando la majestuosidad de un demonio… una bestia.


Extendió sus manos y con movimientos lentos comenzó a alterar la tranquilidad de las aguas, cada vez más y más hasta levantarlas al infinito, el sonido era espectacular y aterrador al oído de aquellos mortales, pues el cielo volvía a iluminarse con fuertes rayos seguidos de intensos truenos que provocaban la sonrisa del Rey.


- Aquí estoy, he vuelto. Este es mi territorio, mi paraíso… el infierno de muchos.
Alzó sus brazos y la mirada al universo y gritó:


- Maldito aquel que ha escupido palabras en mi contra. He descubierto su traición y no son dignos en mi reino. Esta noche sufrirán la crueldad y la ira de mi fuerza. No tengo piedad de nadie.


El Rey se elevó a lo más alto del paisaje mostrando el encanto de su rostro y la fuerza de sus rasgos, mientras las siete bestias que le rodeaban caminaban lento para acomodarse en la posición perfecta para atacar. Las bestias se encaminaron sobre el viento escoltando los pasos del Rey quien destilando ira con su mirada caminaba elegante hacia la arena de aquella playa.


- El infierno nace una vez más para mostrarme tal cual soy, sin miedo a nada y con la firme intención de asfixiar a todo aquel que ha intentado hacerme perecer en mi trayecto.


El tono de su voz era desafiante, pero hablaba con tranquilidad. Misma que hacía sincronía con cada uno de sus pasos y con su mirada. Dejó caer parte de su vestimenta sobre la arena, dejando al descubierto parte de sus brazos, sus dedos eran espectacularmente bien delineados y sobre su piel llevaba tatuados símbolos hindús que se extendían en la piel de sus brazos, cada línea era delicada y tan negra como su mirada.


- Soy aquel a quien ustedes con sus palabras castigaron hasta hundirme en el más peligroso de los abismosSe expresaba con firmeza.


- Aquel quien mientras caminaba, le escupían veneno y enterraban espadas en el cuerpo. Hoy estoy aquí dispuesto a recuperar mi territorio… y mi dignidad.


El horizonte empezaba a arder en llamas que iluminaban la oscuridad, era el rojo perfecto mezclado con un tono amarillo definiendo el ocaso.


De nuevo la música de los demonios en el silencio de la noche. Un cuerno anunció el peligro y entonces El Rey volvió a caminar, el viento volvió fuerte sobre el escenario y los árboles empezaron a moverse por la fuerza del viento. El destino estaba cerca y con ello, la destrucción de los últimos días.


Muchos de los que se resguardaban entre los árboles y palmeras corrieron contra El Rey, llevaban estacas en sus manos, algunos con palos encendidos y otros más levitando en oraciones para terminar con la vida del demonio en el que se había convertido despues del exceso.


- Bienvenidos sean.


Miles de voces gritaban con rabia, algunos escupían muerte, otros palabras para purificar a quien era imposible calmar. Mil lamentos, mil y un pecados, voces, gritos, dolor, ira. Las seis bestias asesinaban sin piedad; se escuchaba el graznido del cuervo enterrando el pico en la mirada de quienes tantas veces juzgaron los actos del Rey; la pantera con toda su rabia, sangraba la piel de aquellos que escupían palabras humillantes cuando El Rey parecía perderse en el abismo de su existencia. La salvaje respiración del toro anunciaba enterrar sus cuernos en los cuerpos vírgenes y puros que criticaban el erotismo sexual de su majestad. La serpiente inyectaba tanto veneno podía en aquellos que oraban por tranquilizar la vida de quien había nacido para disfrutar el holocausto de una noche atrevida, el perro destrozaba decenas de cuerpos y el lobo mutilaba la decencia de muchos.



El paisaje era espectacular a los ojos del Rey, quien sonreía mientras se acomodaba en el lomo del elegante caballo negro, mientras caminaba, pisaba tantos cuerpos se atravesaban en su camino, algunos con la mirada propia del miedo ante la muerte y otros exhalaban el último de los suspiros.

Entonces se escuchó una voz en el viento:


- Has llegado por fin, The Royal King ¿Has pensado en lo que arrastras de tu pasado? Alguien más adelante vengará la muerte de todos, ha sido un placer esperarte. Y entre llamas apareció El Principe, que si bien no era poderoso si era bastante astuto en el arte de la muerte.


Las bestias voltearon en sincronía al final del camino para observar cómo se erguía aquel mortal que venía dispuesto a todo. Su rostro se distinguió en contraste con el rojo del cielo, era el mismo que alguna vez fue aliado del Rey en su decadencia. Aquel que compartió el secreto y el hambre por la destrucción. Aquel que cuando El Rey cayó al abismo se esfumó desconociéndole y negando su fortaleza.


- Había esperado por ti tanto tiempo, tu me enseñaste el arte de la muerte y estoy aquí para destruirte. Debes morir. - Pronunció mientras observaba detenidamente el rostro del Rey.


- No tengo miedo de lo que eres, solo precaución de tus labios. Tu el más maldito de los mortales, aquel que me beso haciéndome acariciar la naturaleza de tu existencia, el de la piel que más de una vez me envolvió en las noches frías. Ese eres tu… el de los pasos silenciosos, el de la mirada ardiente, el de las palabras ácidas y letales. Yo también te esperaba Sergio.


Y sin más tiempo ambos desenfundaron espadas de platino y diamante.



Relámpagos.


Gritos ensordecedores cuando uno conseguía lastimar la piel del otro, lamentos en el viento cuando el filo de las palabras hería la memoria del oponente. Uno a uno, sin descansar lastimaba al otro.


El sudor en la piel de ambos, los ojos rojos despidiendo el infierno de sus cuerpos y la respiración intensa eran una prueba magnifica del paraíso letal que estaban viviendo. El Rey y El Príncipe, ambos con la misma intención de establecer el dominio final a costa de su propia muerte.


Ambos volaron en el viento hasta encontrarse frente a frente. El Rey cerró los ojos y bajo la cabeza permitiendo que su cabello cubriera parte de su rostro un poco lastimado, en cambio El Príncipe extendió sus brazos al viento mostrándose imponente a los que abajo observaban y las siete bestias se colocaron en una misma línea.


Lo que un día se pronosticó era ya una realidad.


El Rey gritó tan fuerte que provocó un tornado en el viento, alzó la mirada y de sus labios empezó a correr sangre. En un segundo voló detrás del cuerpo del Príncipe para abrazarle y así detener sus movimientos, este en su intento por zafarse enterró sus dientes en los brazos del Rey, el que fue su maestro. Ambos se retorcían de dolor… y de placer.


- No eres el mismo de antes Raynier.


El Príncipe uso toda su fuerza y tiró de los brazos del Rey para hacerlo volar en el viento hasta que se estrelló en la arena. Mientras el cuerpo del Rey rompía la fuerza del viento, por su mente pasaban tantas escenas de cuando su presencia lo hizo colocarse en la cima… sonrió por un instante. Su cuerpo golpeo tan fuerte que tembló en el lugar.


El Príncipe observaba como las bestias se reunían alrededor de aquel Demonio tirado en la arena. Se dejo caer con la espada la mano dispuesto a enterrarla hasta lo más profundo del cuerpo del Rey y así apagar el infierno en el universo.


Las bestias gemían provocando un eco espantoso en el viento, inclinaban la cabeza y sus ojos brillaban encendidos por el infierno que el cuerpo del Rey les transmitía, quien en cuestión de segundos levitó en el viento, abrió los ojos y cayó de pie.


El cuerpo del Príncipe perdió control por la misma fuerza con la que se dirigía para matar al rey. No había más tiempo y El Rey levantó su espada enterrándola en el corazón del Príncipe, quien abrió sus ojos antes de expirar a la cumbre que merecía.


El Rey alzó la mirada y llevó sus manos al cuello, había sido herido de muerte por el filo de la espada del Príncipe. Cayó y suspiró, entonces el caballo se recostó a su lado agachando su cabeza a la tierra, la pantera rugió y las demás bestias hicieron lo propio a su instinto.


El música del infierno reveló el silencio del final, The Royal King había muerto y el infierno se convirtió en cenizas esparciéndose en el lujoso camino que lo llevó a la perdición.


Dedicated to my Beloved Friend: Sergio.

4 comentarios:

  1. muy de webos karnal esta de poca madre

    ResponderEliminar
  2. Wow.. asi de simple, sabes lo que me gusta, sabes por donde llegarme, sabes hacerme sentir. No se.. hoy valoro mucho este tipo de cosas, son especiales... La historia es fenomenal, epica, cruda, dramática, GENIAL. Gracias amigo! Eres único en esto!

    ResponderEliminar
  3. Tus catarsis siempre son impactantes. Nunca dejes de permitirnos el placer de leerte. Te adoro a tí y a tu mágica forma de escribir.

    ResponderEliminar
  4. Bro: y no fumé nada!
    Fito: Con todo el aprecio que te tengo.
    Muslim: Gracias por como te refieres a lo que escribo, me encanta hacerlo!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!