domingo, 13 de marzo de 2011

Extraño.

Extraño quejarme de todo, de la escuela, de la gente, del clima, y hasta del aumento en el precio de las tortillas.
Extraño creer que los amigos son eternos, que los viernes son sagrados, que la música tiene algún sentido, y también guardarme las sonrisas de la gente en los bolsillos. 
Eso, extraño sonrojarme cuando alguien me sonríe en la calle.
Extraño ponerme feliz cuando hace un día soleado.
Extraño ponerme melancólico cuando llueve.
Extraño conocer personas nuevas.
Extraño confiar en la gente.
Extraño ilusionarme.
Extraño desilusionarme.
Extraño enamorarme.
Extraño que me manden a La Chingada.
Extraño bailar en calzones.
Extraño tener un programa de televisión favorito.
Extraño escribir letras de canciones al reverso de mis cuadernos.
Extraño pelear con un maestro.
Extraño pelear por algo.
Extraño defender una causa.
Extraño creer.
Extraño soñar.
Extraño extrañar.
Y me volví un extraño.
En fin, me extraño mucho. Y de mi no quedó más que éste extraño que extraña tanto.

Si ven por ahí a mi Yo de antes, díganle que regrese, que me estoy yendo de hocico por el caño y no tengo idea de a dónde voy a dar.


Atentamente: El extraño.

twitter.com/Cesarkamo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!