martes, 1 de marzo de 2011

A buscar empleo

Dice un libro que si te quejas mucho de tu trabajo, la solución es buscar otro. Así de sencillo se lee, pero hacerlo es otra cosa.

Pero ¿por qué la gente odia tanto buscar empleo?

Se supone que la búsqueda de empleo, es también la búsqueda de un intercambio, mi servicio para que empresa crezca a cambio de papelitos que yo podré cambiar a su vez por otras cosas. La cosa es que estos tiempos, parece que los reclutadores -respaldados por las políticas empresariales - tienen la visión de que aquellos que buscan empleo están pidiendo limosna y cosas gratis. Obvio todo esto es resultado directamente por la escasez de oportunidades de desarrollo en el país, sin embargo no quiere decir que sea correcto.

Buscar empleo es toda una odisea, empezando por navegación de horas en diferentes bolsas de trabajo, pretendiendo encontrar al mejor postor: vacantes sensatas, con sueldos más o menos decentes, en un lugar no tan lejos de casa, con oportunidades de crecimiento, empleos que sean realmente relacionados con tu carrera; y de ahí van bajando las expectativas. Te encuentras vacante del tipo:

"Se solicita Personal Ejecutivo Gerencial:
Sexo indistinto
Edad: 25 a 28 años
Actividades:
Manejo de proveedores, facturación, nómina, experiencia mínima de 3 años con promotores, diseño de estrategias, experiencia mínima de 4 años en ventas, trabaje por objetivos,inventario, trabajo en equipo, tolerancia a la frustración, que sepa preparar bien café, experiencia en manejo de montacargas y lo que se ofrezca.
Paquetes: Photoshop, Corel, Indesing, Dreamweaver, Illustrator, Office y p0rntube.
Inglés 90% Mandarin 100%
Deseable cuente con cartera de clientes.
De Lunes a Sábado de 7 a 18 hrs
Sueldo: $5,500 mensuales y prestaciones de ley"
[Esta vacante es una parodia, claro]

Empleos que te ofrecen poco y te quitan mucho, adiós a un tiempo para lo que sea, bienvenido a tu nueva vida: trabajo. Para muchas empresas los empleados no son más que un número o un puesto en el organigrama, y cero se preocupan por que lleven un vida balanceada y saludable, con tiempos para ellos mismos y sus intereses ( familia, pareja, hobbies).

Después la espera para el contacto de entrevista, y si ya la obtuviste: los filtros, de 2 a 10 o más dependiendo de la empresa. Estar bajo la lupa y el escrutinio de cuanto monito la empresa considere debe evaluarte y darte el sí o el muchas gracias. Y es que puede resultar que eres muy alto, o muy moreno, o muy chaparro, o estás "sobrecalificado", o que tienes poca experiencia, o que eres muy joven y como a tus 25 vas a ganar más que el viejito cascarrabias que lleva 11 años en su puesto y nomás no avanza, o que tienes dientes muy blancos, o que tu camisa está muy planchada, total por motivos - o a veces meros pretextos- no paramos.

Finalmente llega el momento de la negociación - del regateo- donde muchas veces a manera de tianguis el solicitante tiene que ponerse a nivel de marchante y bajarle el precio para quedarse con el puesto. Y eso en el mejor de los casos.

Lo más triste de todo, es que debido a todos estos incovenientes la gente odia buscar empleo, y aunque el trabajo que desarrollan día a día ya no les apasione , el jefe y compañeros les invadan y contaminen, prefiere seguir en su zona cómoda. Y es que ¿Quién puede culparles si la búsqueda de un empleo apasionante está llena de baches, prejuicios y sueldos risibles?

De ahí que muchas personas no son más que muertos trabajando.
No queda más que seguirle buscando, por desgastante que sea, aún hay - escasos- empleos que valen la pena. No es que uno no quiera, pero también tomar un empleo por una paga ridicula donde ni vas a crecer , es denigrante como persona y como profesionista.





1 comentario:

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!