jueves, 17 de febrero de 2011

Deluxe Road to Perdition

Este sueño se ha vuelto una pesadilla complicada de sobrevivir. Hoy desperté de nuevo en el cementerio mas desolado del universo, el día luce tan nublado que transmite la tristeza majestuosa en el aire que acaricia mi piel. Suspiro y mi aliento se vuelve veneno que expira en mi cuerpo, no se donde ha quedado el exquisito sabor de la aventura.

Aquí detenido en la plenitud de la soledad de un espacio ilustre y real, uno a uno aparecen los demonios.

El primero, a mi lado izquierdo haciéndome escuchar su risa llena de lastima

- Siente la agonía de tu espíritu por las alas que te ha quitado para volar lejos de ti...

El segundo, se presenta delante de mi. A unos cuantos pasos y con un dedo acaricia mi cabello

- Esta es la tristeza que merece el alma de un niño que vive en la ilusión de que aun existe la estrella que brilla en sus noches... lágrimas y más lágrimas que vuelven exquisito el paisaje de tus ojos.

Uno mas postrado a mi derecha:

- Tu sentimiento carcome cada espacio de tus emociones...

Entonces en el horizonte se ha pintado un crepúsculo tan negro que anuncia una agonía.

Y al final uno sentado detrás de mi, en el trono que me pertenecía:


- No hay más sonrisa, se han borrado los tatuajes que tenía tu piel impregnados de una esencia inmune al dolor. No existe más esa corona que te eleva en el imperio de tu Casa Real, los amigos se han marchado y te han dado la espalda.

- Quedan solo rasguños de espinas en tu cuerpo por donde brota la sangre de un amor que era intocable. Respira tus últimos minutos de miedo. Pero antes, antes recuerda que tan frágil eres que hasta el cristal de tu imaginación se ha quebrado en infinito polvo que se perderá en el viento... llora.

- Deja que la sangre se disuelva en un líquido venenoso hasta que exploté cada una de tus venas y empiece a formarse en tu memoria cada momento que viviste. Observa... observa como tu sonrisa alcanzó el éxtasis de la emoción. Recuerda cuando te hizo llegar a la cima y en segundos se desvaneció ante ti una imagen que pudo más, tu cuerpo empieza a helarse. Abre tus ojos al delirio de la decepción.

Sentí como su respiración rozo mi cuello y murmuró cerca de mi oído:

- Hoy, hoy morirás.

Una vez más desfilaron en mi mente imágenes dignas de ser revueltas en ácido hasta desaparecerlas en el infinito. Solo veía a lo lejos, como se alejaban de mí dejándome en el mismo lugar al que yo quise llegar. Mis piernas parecían atadas a la memoria y mis brazos no respondían más.

Y entonces mi cuerpo se desplomó en la tierra fría.

- Llévame donde estés…

Y ni una solo voz respondió, fue el eco del silencio lo único que escuché poco antes de dejar de respirar.

Mi presencia se extinguió, en el mismo lugar que un día fue un paraíso y que ahora era solamente tierra llena de cuerpos sin vida enterrados en la profundidad. Era el infierno que yo mismo había creado en mi deseo por disfrutar el placer que provocaba la sangre que mojaba mis manos. Ya no había nada… era eternamente mi Deluxe Road to Perdition.


El demonio que llevaba dentro era nada… y deje que mi cuerpo expirara a la cumbre donde las penas eran las cadenas que detenían el latido de mi corazón hasta dejarme sin aliento … sin vida.


The Dark King
Escrito en marzo 22, 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!