lunes, 14 de febrero de 2011

De morbo y otros debrayes

"Pero señorita Laura, estabamos en las polladas"
"Que pase el desgraciadoooo"

Seguramente ustedes, tanto como yo, han de estar familiarizados con los diálogos que acabo de ejemplificar, que por el bien y respeto de este blog no voy a nombrar su procedencia, sino que me servirán como mera comprobación de mi siguiente argumento.

Hoy en día, los seres humanos nos encontramos envueltos (a diario) de controversias, peleas, riñas y un sinnúmero de situaciones que, irremediablemente, nos llevan a rayar en el morbo, intencionado o no.

La televisión nos presenta programas, a raudales, sobre los chismes más "Calientes" de los artistuchos de nuestro país, programas conducidos por "reporteros a favor de las personas y sus argumentos" que tratan de resolver la vida de familiar regalando carritos sangüicheros y que no es más que una parodia, muy mal actuada por cierto, de lo que figura como conflictos familiares.

La cultura se rige por las veces que tal o cual artista se cogió con otro, cuantas películas porno filtradas a los internetz han hecho, a cuantas clínicas de rehabilitación han entrado y cuantas veces se han guacareado en público.

Políticos que se tiran mierda unos a otros, esperando ganar la atención del público (bien lograda) y conteos de votos, como si fuera la final de "La Academia" para saber quién será el siguiente "presidente de la república".

Ejemplos como estos puedo enlistar al por mayor, es un hecho, el morbo vende y vende muy bien, formulando un circulo vicioso imparable, un escándalo es creado cada vez que el público se enfada del anterior.

¿Cuántas notas no se hicieron sobre la desaparición de Paulette? (Si, aquella que estaba bajo la cama) ¿Cuántos Tuits no fueron Retuiteados después de la "eterna salida del closet de Ricky Martin" (Si, áquel que dice cantar), ¿Cuántos meses no mantuvieron a familias pegadas a la televisión esperando por la liberación del Jefe Diego cuál salida de un integrante de Big Brother? (Si, el de la barba de Santo Clos) ¿Cuantas entrevistas y pruebas de semén se le hicieron a Kalimba por su violación efectuada con alevosía y ventaja? (Si, usted sabe quién es) y finalmente ¿Cuantas personas no levantaron su voz e hicieron sus revoluciones en las redes sociales por el despido de Carmen Aristegui? (Si, la Juana de Arco Mexicana)

Tantas situaciones que nos rodean día a día, creadas o efectuadas, que el público acepta con efusividad, que la gente necesita para darse cuenta que no sólo ellos tienen una vida jodida ¡Las estrellas también sufren!, ¡Los políticos también son secuestrados! ¡Los reporteros también pueden ser mártires!.

Esa tremenda necesidad de la humanidad por ver reflejada su vida y sus problemas en otras personas/artistas/políticos/señoras engañadas/carritos sangüicheros, con el fin de no sentirse solos y poder reírse de alguién más.

Eso es el morbo, el irremediable defecto de nuestra sociedad, que parecemos no estar de acuerdo con él pero abrazamos cada vez que nos visita, así como la tía enfadosa pellizca cachetes y que persistirá hasta que decidamos cerrarle la puerta en las narices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!