lunes, 7 de febrero de 2011

ARISTEGUI (O LA CACERÍA DE BRUJAS)

Y se anunció esta mañana que Carmen Aristegui dejaría su programa radiofónico en MVS Radio debido a que la empresa decidió rescindir su contrato pues, a juicio de ellos, la periodista violó su código de ética y, por tanto, debía dejar su espacio de noticias.

Hasta aquí no suena nada más ajeno o extraño de aquello que pasa a diario en muchas empresas nacionales o en el extranjero. Aquel que ha firmado un contrato en su vida sabe que existen clausulas que claramente especifican los motivos por los cuales una empresa, sin prejuicio para ella, puede dar por concluida la relación laboral. Insisto, hasta el más neófito lo sabe (y si no, es porque definitivamente no se ha empleado en su vida).

En fin, el punto de este asunto es similar al caso Kalimba: la ola mediática está haciendo una verdadera cacería de brujas al respecto y, como es ya una mezquina costumbre mexicana, los "usuarios" de la red se están "organizando" para boicotear a la empresa porque, según ellos, se viola "la libertad de expresión".

Y déjeme decirle una cosa: esa es una de las más grandes falacias que he escuchado. Algunos mexicanos con espíritu revolucionario/izquierdista de banqueta creen que porque a la señora no la dejaron decir lo que le venía en gana entonces se coarta su derecho de libre expresión. Y creo que aquí todos vemos el vacío que existe al usar un estandarte de ¿guerra? que a vista de todos no es más que una frase pre-fabricada, una sentencia sin razonamiento que se repite como lema de campaña y que no halla una comprensión REAL por parte de quienes lo dicen. 

La libertad de expresión sin duda es un derecho que la Señora Aristegui tiene, así como todos los mexicanos la tenemos (aunque algunos, en definitiva, no la usen). No obstante, toda la manada de acarreados mediáticos que se involucran en un asunto por demás ajeno a ellos no observan, para variar, desde una perspectiva crítica y reflexiva el problema. Como apunté al principio, Carmen Aristegui formaba parte de una empresa con una visión, misión, código de ética y reglas internas propias. Eso les guste o no es una realidad. Y en este contexto ella firmó en 2009 un contrato con MVS con CLÁUSULAS MUY BIEN DEFINIDAS, cláusulas que ella debía tener en cuenta. 

Sí, ella dijo ( o dejó entrever) que Calderón era alcohólico y exigía una posición formal por parte de Los Pinos (momento, aquí me surge otra duda ¿quién es ella para exigir eso a Los Pinos? ¿qué autoridad tiene para que alguien exponga sus problemas médicos? Pero, dirían por ahí, "esa es ladilla de otro congal"), comentario que a los directivos de MVS no agradó y por el cual le exigieron una disculpa pública.

¿Y eso les molestó a muchos? Uy, con la pena gente, al ser una empresa ellos dictan lo que les gusta y lo que no. Si la Señora Aristegui no estaba de acuerdo con esas "limitaciones de opinión" ella también pudo haber ejercido su derecho de renunciar y buscar empleo en alguna empresa que la dejase decir todo como le viene a la cabeza, le dicen libre albedrío. Y esto me hace pensar que aquellos "defensores de las causas perdidas" en Twitter tienen la remota, prehistórica y poco atinada creencia de que por tratarse de Aristegui TODO se le está permitido. Oh error!

Cortesía: Milenio Diario

Y que quede claro que no estoy poniendo en tela de juicio la capacidad analítica y/o periodística de la Señora Aristegui. Me queda muy claro que es de las pocas personas con la capacidad de observar, reflexionar y criticar los asuntos políticos con el profesionalismo que se requiere. No obstante, también deben entender que en el mundo del empleo debes acatar las instrucciones, requerimientos y obligaciones que la empresa PARA LA QUE TE CONTRATAS Y CONTRATAS TUS SERVICIOS PROFESIONALES. Como dije antes, si no estás de acuerdo, diriges tu renuncia y te vas en búsqueda de otro espacio. O qué ¿Por ser Aristegui la van a dejar decir todo lo que se le ocurra y va a hacer de su espacio radiofónico una tiranía basada en que "ella es la mejor periodista del país"? Sí, así como se lee de absurdo es como se leen los mensajes en Twitter de toda "esa gente".

Así es. Una cortina de humo más se deja caer sobre los borregos mexicanos que no se toman unos minutos para pensar las cosas, para reflexionar antes de volcarse a las redes sociales (esas que por ser uno anónimo, albergan a una serie de revolucionarios de caricatura que se sienten valientes para decir las cosas sin fundamentos) y para entender que en ningún momento se le está quitando a la Señora Aristegui ningún derecho. Además, así como sabemos que ella es buena, pronto encontrará un espacio diferente donde le dejen hacer su trabajo pues dicen por ahí que "el que es perico, donde quiera es verde".

Además, si ella no ha hecho tanto alboroto ¿quiénes son ustedes para hacerlo "en su nombre"? ¿Su familia?

Un ejemplo más de que a los mexicanos con pan y circo son felices (y el Gobierno, los medios y el poder lo saben). Qué triste...

1 comentario:

  1. ja! coincido contigo, ese fue el análisis que hice, se trata solo de que la mujer violo algún estatuto u orden de alguien superior en la empresa y esta despedida, eso no violenta en nada su derecho de expresar lo que siente o quiere decir, solamente fue despedida por incumplir con alguna parte de su contrato y ya, además bien dices hasta donde se ella no ha dicho ni pio..saludos!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!