martes, 4 de enero de 2011

OFFICE BOY

Bien dice mi bio bloggera que a veces trato de explicar algunas cosas que no siempre terminan siendo del todo claras para mí. El 2011 está comenzando y a 6 días de cumplir 27 me pregunto una sola cosa que se repite cada que toco el tema: ¿Por qué demonios la gente le huye al trabajo?!

Recién terminan las vacaciones para muchos (bueno, otros hasta el 6 de enero por mandato Guadalupano) y comienzo a leer el tuiter un sinfín de quejas, maldiciones, alegatos, ladridos y demás expresiones de odio al hecho de regresar a la oficina, a la escuela o a su lugar de trabajo en general. Es como si se tratara de una pena capital a cumplir rigurosamente y que es lo más mezquino del mundo mundial.

Y es que no lo entiendo ¿acaso a todos les gusta estar en la mediocridad y ser hijos del sistema? ¿Es acaso que ser nini ya es lo de hoy? ¿Estar en el desmadre diario con peda y cogida incluída es ya una forma de vida socialmente aceptable? Salvo que esté viviendo en un mundo alterno me parece que no es así.

Renegar de que tienes que regresar a trabajar o a la escuela para mí no es más que una muestra más de inmadurez. Sí, repito, ERES UN INMADURO si apenas empieza el lunes ya quieres que sea viernes; que apenas son las 9:05 y estás aplastándote en tu silla y ya esperas (en escena tipo Britney en "Baby One More Time") que el reloj marque las 6 pm para salir despavorido a echar desmadre por ahí. Creo que conforme vas avanzando vas estableciendo prioridades que re-significan tu vida laboral. Estas metas a mediano y a largo plazo sin duda perfilan lo que quieres tener y a donde quieres llegar. Si estás en la Universidad deberías preocuparte un poco más en tu desempeño. Si bien es cierto que las calificaciones no lo son todo en esta vida, sí te abren muchas puertas si van acompañadas de talento natural y adquirido (si lo sabré yo!).

Si por el contrario ya estás inserto en el mundo laboral, en ese que está galácticamente alejado de lo que te decían mientras estudiabas... simple y sencillamente agradece y esfuérzate por no ser uno más del montón. Es muy triste para mí llegar a mi piso y observar a tantos y tantas que pierden su tiempo jugando solitario, leyendo novelas baratas, escuchando música, haciéndose pendejos con el de al lado... y ver que así pasa cada día. Sin duda todos ellos y ellas terminarán haciendo lo mismo los próximos 25 años (ganando lo mismo, claro). No sé tú lector pero este NO ES mi panorama ideal.

Ahora que me inscribí a la maestría (la cual por cierto comenzamos el lunes próximo), al rector le causó curiosidad que a mi edad ya sea Subdirector. Ese día lo platicaba con Patineto y llegábamos a la conclusión de que aquel que toda la vida reniega de que "tiene que trabajar" simple y sencillamente nunca se esforzará en avanzar a mejores puestos y mejores salarios.

(suspiro profundo) Y no, no lo entiendo. Ojalá pudiera estar en la cabeza de los que reniegan del lunes y odian tener que regresar a la oficina/a la escuela después de vacaciones y ver cuáles son sus motivaciones para tan mediocre y patética forma de ver la vida. Sí, quizá así podría comprenderlos un poquito y no verlos (como lo hago siempre) como aquellos a los que mandaré algún día.

That's all...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!