lunes, 10 de enero de 2011

¿El humor varía con el clima?


Con los cambios brutales que hay hoy en día a lo largo del planeta, provocados o no por el calentamiento global, me vino a la mente una pregunta que muchas personas, y gracias a los internetz pude enterarme, ha preguntado ¿El clima del lugar dónde vivimos influye en nuestra manera de ser?

Yo, sin presumir goeeee, he tenido la oportunidad de visitar ciertos países con climas totalmente contrastantes, como Rusia e India, dónde pude comprobar, en efecto, que si influye en las personas, o por lo menos en las que tuve el gusto de conocer.

Por un lado, tenemos al país de India, dónde el calor circula en los 40 y 50 grados en verano y no disminuye mucho a lo largo de año, ahí las personas se dedican a hacer cosas fuera de su casa, involucrando el trabajo y la diversión, al caminar por las calles te topabas con multitudes de personas jugando con cosas, insignifcantes o sin chiste para nosotros, o juegos que muchos pensarían que son sólo para su uso en los niños.

Calles llenas de gente comprando cosas y atiborrando los mercados locales dignos de cada vecindario y habitantes interesadísimos en saber de dónde vienes, que idioma hablas y que te ha parecido su país, son tan sólo la muestra de alegría y felicidad con la que los Indios ( ojo: "Indios" son los habitantes de "India", "Hindús" son los que profesan tal religión) cuentan.

En un país dónde la pobreza es extrema, sería natural encontrar situaciones tristes, en India me sucedió lo contrario, las personas que te pedían dinero, podían seguir riendo y platicando contigo les dieras o no monedas, incluso llegar a pasar el resto del día a tu lado, algo que diferencia totalmente de nuestro país.

Por otro lado, tenemos al Rusia, un país dónde la mayoría del año estan bajo los 10 grados centígrados y en invierno la mayoría de sus grandes y avanzadas ciudades están cubierta por la nieve, me topé con lugares públicos vacíos, caras tristes e individuos abandonados.

La rudeza y seriedad de los rusos es muy palpable, al preguntar por direcciones, al pedir algo de comer, preguntar por el baño, la respuesta de todos era similar, limitarse a contestar y seguir con su camino, sin ningún halo de sonrisa o alegría.

La misma guía de viaje nos explicó que los habitantes de ese país tienen esa actitud por el frío constante en el que se desenvuelven, y con mucha razón, si yo viviera en un lugar tan frío estaría de malhumor todo el tiempo.

Son muy ciertas, a mi parecer, esas teorías de influencia climática en el humor de las personas, por lo que es interesante toparte con ambos contrastes y tener un golpe de realidad.

No siempre la pobreza se relacionará con la tristeza ni la urbanidad con la alegría.

P.D: Muchisimas felicidades a nuestro editor en Jefe Alex, Un placer compartir estas letras con él, Le agradezco mucho por la oportunidad que me brinda y por ser tan buen amigo, Lo quiero mucho Cabroncete!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!