lunes, 3 de enero de 2011

De sueños y otras ideas

Usualmente, cuando duermo, suelo soñar algo, el problema es que la mayoría de las veces no recuerdo el tema o situación ocurrida, los únicos que puedo recordar son los relacionados con temas fantásticos o escenas relacionadas entre si pero sin coherencia alguna, por lo que decidí comenzar a hacer un diario de sueños y así saber las cosas que pasan por mi cabeza al momento en el que mi mente descansa.

Curiosamente ayer tuve uno de los más largos y fantasioso en mucho tiempo, a continuación se los compartiré.

"Es una historia que comienza de atrás para adelante, comienza con la ciudad destruida, muchas personas corriendo y un monstruo, del doble de altura de un humano, color verde, con pequeños cuernos y bigotes, persiguiendo y comiéndose a la gente, mientras yo siento que me encuentro en medio de la película de “cloverfield”.

Mientras corro le pregunto a una persona sino se suponía que ésta película debía de ser tomada por cámaras que cada persona trae, a lo que ella me responde que es lo que está sucediendo, seguimos corriendo.

Llegamos a la casa de un amigo llamado Paco y nos explica que podemos escondernos en un lugar que el tiene en una bodega enfrente de su casa, pero primero debemos de creer en el escondite, por lo que primero me pide que me relaje, piense en un escondite y cierre los ojos, pacíficamente, siento que me pierdo y escucho de fondo una plática entre Paco y otra persona argumentando que para poder terminar debo de empezar a convulsionarme, lo que sucede después.

Corremos a la bodega, abre la puerta y vemos a un montón de tierra al lado de un árbol, dónde es la “entrada al escondite”, que para poder entrar necesitas creer en el escondite mientras repites “si creo”, saltando al monte y apareciendo en un enorme cuarto, que parece ser la misma bodega del principio pero como si estuviéramos invisibles.

Un grupo de gente estamos dentro de ese lugar, entre ellos una compañera de una clase llamada Diana y una compañera de trabajo llamada Lorena, preguntamos que ¿Cómo nos enteraremos de la situación de nuestros compañeros y amigos?, a lo que Paco nos señala una pantalla, dónde se puede ver toda la ciudad, los sobrevivientes y su estado físico y anímico.

De repente aparezco afuera de la casa de una tía, porqué tengo que entregarle un papel, la veo saliendo en su coche, un topaz blanco, se pone atrás de mí, volteo y el monstruo ya esta con ella, ahora de su tamaño, le muerde la mano y me sonríe, yo huyo en mi carro.

Aparezco en la bodega y me entero que fue comprada por un aliado del monstruo, yo entro y salto al monte de tierra para darme cuenta que es un cesto de ropa sucia, llega el monstruo y me descubre, yo corro al patio y salto a la azotea, él ya es de mi tamaño y me dice que puede olerme, mientras yo estoy escondido en el techo de al lado."

Algo frecuente en mis sueños, es que nunca terminan, al despertar siempre los dejo inconclusos y no hayo la manera de regresar a ellos, por lo que escribirlos es la manera en que los mantengo presentes.

Con toda esta historia que tuve de sueño me entusiasmo más en escribir los que me suceden que son fuera de lo común y de esta manera crear historias o simplemente divertirme con ellas.

Porque a final de cuentas dormir es la manera de nuestra mente de descansar y soñar es cómo creamos nuestro propio mundo al que siempre podemos regresar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!