jueves, 20 de enero de 2011

Ash, ya mamá.

Obvio la mamá de Malcom es la mamá por excelencia.


Y es que todos tenemos madre. Alguno pareciera que no, otros pareciera que muy poca pero al fin y al cabo no nacimos del aire, hubo alguien que nos anduvo trajinando 9 meses (a veces menos) en un líquidito bien acá, bien buena onda hasta que se nos dio la gana salir a respirar.


Las mamás son un caso muy extenso que requeriría horas y horas de lectura para ustedes y horas y horas de tecleo para mí; razón por la cual ilustraré sólo lo que me resulta más célebre de estas adorables féminas que nos acompañan un buen tramo de nuestra vida.



1.- "Ahorita hablamos": Que es variante de "en la casa", "vas a ver cuando lleguemos", etc. De verdad me abruma, me sorprende, me deja perplejo su inmensa capacidad para que con una miradita y un par de palabras se te hagan de yo-yo los calzones, comiences a sudar frío, una temblorina haga presa de tu cuerpo y seas incapaz de moverte del lugar donde estás plantado. Sus tácticas de intimidación son superiores a las del mismísimo ejército prusiano.



2.- "Ponte un suéter que hace frío": Y cuidadito, pero mucho cuidadito en reclamarles o contradecirlas. Si ellas sienten frío tú usas suéter y punto, sin más, y hazle como quieras. Son capaces de revocar permisos o aplicar el punto anterior con tal de que abandones la puerta de tu hogar más abrigado que esquimal. El 99% de las veces da resultado.



3.-"Cuando (inserte su nombre aquí) estaba bien chiquito, un día... (inserte anécdota vergonzosa aquí)" : Son amantes de contar dichas historias/relatos/novelas/ensayos durante: la comida donde se reunió todo el pleno de la familia, frente a tu novi@ recién presentad@, delante de todos tus amigos (esto aplica a cualquier edad). Lo que dure este proceso ni te atrevas a reclamar, decir algo o soltarle un "ya mamá" porque uff, no te la acabas.



4.- "¿Mijo me haces un favorcito?": Ve cancelando tu compromiso con el alto comisionado de las Naciones Unidas, pospón tu comida con el G8, di que vas a llegar tarde a la junta con Gates, Jobs y Slim porque simple y sencillamente nada urge y es más necesario que lo que tu madre está a punto de encargarte. Generalmente sus "favorcitos" requieren horas y horas de tu tiempo (así sea ir por las tortillas o un kilo de huevo a la tienda). Y ellas todavía tienen el descaro de hacerte la petición en forma de pregunta, como si no supieses de sobra lo que ocurre si te atreves a negarte.



5.-El interrogatorio: Si por ellas fuera darían revés al resorte de tus calzones por saber dónde, cómo, cúando, con quién, hasta qué hora, etc. Apuesto a que múltiples agencias de investigación ocupan métodos maternos para dar con sospechosos en menos de 24 horas. Razón por la cual histerizan si no contestas el celular, sales mucho de noche o desconocen tu paradero.



Claro que estos puntos son muy generales, existen mamás muy buena onda que saben bien que show y no se preocupan tanto (O eso quisiéramos creer). Yo digo que más que otra cosa terminan acostumbrándose a los despapayes de uno, dejan la paranoia a un lado y deciden llevársela leve porque por mas que peleen contigo, tú no vas a cambiar así como así (o eso quiero creer yo también).



alternBRUNO°°


Strobe Light!

3 comentarios:

  1. jajajajaa, pues si son todas las que estan pero no estan todas las que son, muy bueno!!! saludos

    ResponderEliminar
  2. Eres MAGNÍFICO!!!! Me he reído como idiota! BRAVOOOOO!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, me hiciste reír muchísimo. Ahora imagínate todo ese tipo de detalles y comentarios al doble porque en mi caso no sólo era mi mamá, también mi abuela tuvo muuuucho que ver.
    Dos de las frases típicas en casa eran: "Pero ya me pedirás un favor" Que se sentía peor que condena de muerte por no haber hecho algo en el momento solicitado.
    "Haz lo que quieras" que en realidad significaba todo lo contrario.
    Qué recuerdos!
    Besos y abrazos :)

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!