miércoles, 8 de diciembre de 2010

COMO EN PRETTY WOMAN... EL ROBERTS

Describir a Bryan Roberts es describir un ying yang en una sola persona, con contradicciones en su día a día, puedo decir que Bryan es alguien perseverante, tenaz y soñador, práctico y políticamente incorrecto, nunca ha gustado de tener que hacer o decir algo para agradar a los demás, mas bien ha mantenido la filosofía de ser quien es, procurando reinventarse cada cierto tiempo, renovarse o morir es la frase que podría desribirlo, ama la lectura quizás tanto como la fotografía y no soporta las faltas de ortografía pues se le hacen como las enfermedades venéreas: prevenibles con un poco de educación.

Bryan nació una tarde fría de invierno, justo cuando el mes de diciembre comenzó y así se comienza a escribir la historia de alguien quien no se conforma con ser sólo ser una estadística más, admira personajes históricos, ficticios, personajes famosos y personas comunes de a pie. Roberts viene por una curiosa anécdota ocurrida en la cd. de Xalapa donde un amigo me hizo un insulto cortés acerca de mis ex, diciendome "¿recuerdas a Julia Roberts en mujer bonita? ¿en la parte donde dice "toda mi vida he sido un imán de perdedores? ah pues creo que ese eres tú" y así se le quedó el Roberts, que dicho sea de paso combina muy bien con su nombre de pila (recargable por aquello de ser ecológicos).

Dejar que Bryan entre a tu vida o entrar a la de él es un parte aguas, nada vuelve a ser lo mismo, las cosas cambian a su alrededor, las perspectivas se amplían y si algo es característico de él es que siempre busca el lado positivo en los demás, todavía cree que la humanidad tiene cosas buenas y que puede sacarlas a relucir.

De profesión se dedica al honroso segundo oficio mas antigüo del mundo, ese donde da bienestar, devuelve un poco de alegría perdida y hace feliz a las personas, si se dedica a curar cuerpos y almas, no es doctor aunque esa es su meta, por el momento es sólo un médico que dia a dia viaja con su bata, un estetoscopio, un estuche de diagnóstico, su iPod y una sonrisa, un abrazo puede ser tan terapéutico como una buena carcajada, si se sabe aplicar en la dosis correcta.

Describir a Bryan es como describir una taza de buen café, tienes que vivir la experiencia para encontrar las palabras que faltaron y tal.

Saludos, soy Bryan Roberts y comenzaré a colaborar con este blog espero mis notas les agraden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!