jueves, 11 de noviembre de 2010

Beloved (Inédito)

Esta es una noche para la memoria.

Han pasado tantas noches desde esa primera vez en que te encontré solo y un poco aburrido de ver los minutos pasar mientras tu mirada se mantenía perdida en alguna parte de la habitación.

Sólo pensé en encontrar la forma correcta de acercarme sin perturbar tu espacio y creo que lo conseguí. En un momento pude percibir tu sonrisa, tal cual la había imaginado y definitivamente fue un instante de felicidad.

Desde entonces empecé a descubrir, en mi imaginación, cada detalle de tu mirada. Así como conversábamos, me acerqué al precipicio del mundo para sentir la luz de tus ojos, percibí la música de tu sonrisa y con tal sensación fui libre para lanzarme al vacío y vivir la emoción de tu existencia.

Eres a quien esperaba…

Así ha pasado cada noche con tu agradable y siempre exquisita compañía. No existe un segundo en el que no me deleite con una sola palabra de tus pensamientos y con cada sonrisa que provoca lo trivial y divertido de una conversación. No hay un solo instante de morbo, y es la tranquilidad en el ambiente la que permite acercarme a un mundo tan sencillo e inocente, real. Tengo la certeza de la honestidad que aquí se respira.

Y aun con lo que no existe, eres excepcional.

. . .

Esta cena especial la he preparado con cada detalle que merece la emoción de vivir una amistad limpia, propia de un sentimiento y no del miedo.

Es aquí, en la cima del mundo, donde he decidido encontrarte después de tanto para mostrarte lo que hay en mí y en lo que puedes confiar mientras tus ojos estén cerrados.

Le he pedido a las estrellas que se acerquen tanto como sea posible para poder iluminar la montaña, he pedido al viento sea tan dócil para contemplar tu respiración y no se pierda en el eco del mismo y he pedido a la oscuridad sea gentil para que me permita observar el interior de tu mirada.

No hay palabras escondidas y el pensamiento es transparente.

Adelante, es tu espacio.

Disfruta el paisaje, ven siéntate aquí junto a mí y vive el momento, deja que el aire acaricie tu piel mientras conversamos de lo que nos hace sonreir.




Y si no quieres decir nada, no te preocupes, no tienes que hacerlo. Hay tanto en la línea de tus labios y en el brillo de tus ojos que puedo entender lo que quieras decir y lo que pretendes reservarte.

No temas, esta noche es tuya. Y es aquí cuando la sensibilidad de la piel, me permite saber que existes y estas aquí. Podemos gritar la emoción de encontrarnos y sonreír sin perdernos en la locura, dejemos que sea el instinto y no el miedo lo que provoque el más sincero y cálido de los abrazos.

Hoy quiero aprender de ti y quiero mostrarte mi mundo sin máscaras, sin una sola. Ven vamos a caminar…

¿Alguna vez habías imaginado una noche en donde la única luz capaz de opacar las estrellas fueras tu mismo? Esta noche te pertenece y aquí tienes reservado el momento especial, puedes correr como cuando eras niño y revolcarte en la tierra o en el pasto que esta montaña.

Vamos, corre y hagamos que las estrellas nos sigan. Grita hasta que te escuche la misma luna y alcance a reflejar toda la intensidad que provocas, deja tus pies libres y camina en el viento, respira lento y percibe el olor de los árboles.

Abre tus brazos y extiende tus alas, deja que el brillo de las estrellas caiga como polvo de diamante en tu torso, sonríe y prueba la brisa de la noche con tus labios. Toma tu tiempo y vuelve a la tierra, siente que tan cálida y generosa puede ser mientras estas en ella.

Deja que se escapen suspiros de tu alma, vive el momento, aquí estoy y voy a gritar contigo.

Muéstrame de que color es tu interior, enséñame lo que tanto te gusta y hace feliz, comparte conmigo tus momentos especiales, sean difíciles o llenos de sonrisas y también… también enséñame a hacerte feliz para poder estar siempre cerca de ti.


Lo mejor del día llega cuando recuerdo que existes...




Raynier.

1 comentario:

  1. Lo he leído y me ha gustado de sobremanera. Es como haber descrito con mucho detalle mi relación con la persona más especial en mi vida, Jack.

    Gracias por compartir esto con nosotros.

    Seguiré leyendo, seguramente habrá cosas muy interesantes.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!