martes, 23 de noviembre de 2010

SÍ PERO NO (O LO QUE ES LO MISMO: NO MAMEN)

Dicen que el que busca encuentra. Yo busqué, encontré y me dio de golpe en la cara.

Hoy por andar de stalker me entero (entre líneas) que el @ex tiene wey.

¡¡Con razón ya no me la hace de a pedo como antes!! Cabroncete de mierda.

Me lo esperaba, pero confirmar la certeza me pesó más de lo que me gustaría reconocer.

Y eso me lleva a un punto en el cual muuuuchos hombres caemos:

Sí pero no

“Sí quiero estar solo pero cuando veo que te me vas de las manos, no quiero y voy a buscarte para que caigas (otra vez).”

“Sí estoy a toda madre con mi espacio, pero cuando veo que tú también ocupas el tuyo en ‘algo’, no quiero no quiero no quiero y te obligo a estar conmigo.”

“Sí hago de mi vida un papalote, pero en cuando veo que le coqueteas a alguien, no lo acepto y entonces te medio quiero de nuevo.”

¿Para qué tanto desmadre entonces?

De plano, ¿tener el poder sobre el otro pobre tarado vale tanto como para correr y tener que aguantarle, OTRA VEZ, lo que hizo que te fueras?

Fuck! Y luego preguntamos sinceramente sorprendidos ¿Por qué creerá que estoy loco? ¿Por qué dice que estoy jugando?

La pregunta es ¿qué pinche necesidad tenemos de estarlos soportando nomás por tener el control sobre ellos?

En mi caso, estuve a punto de llamarle y decirle “veámonos”, insinuarme, coquetear y sí, besarlo para tenerlo de nuevo a mis pies, nomás por mis pinches ganas y por que puedo (¿y qué?).

Hasta que recordé, que cuando sí lo hice, tuve que fumármelo dos meses seguidos con llamadas que no quería contestar, mensajes que me daba hueva leer, visitas indeseadas, reproches, corajes, peleas y un etcétera demasiado conocido.

Entonces corroboré que ésto tiene sus ventajas: te das cuenta cuando la estás cagando y tienes la fuerza de voluntad (muy a tu pesar) de decir “paso sin ver”.

Mejor que esa otra morro le aguante el look de judicial de pueblo tan horrendo que se carga, que le cuide la panza y se sople todos sus pedos. TODOS.

Esta vez me aguantaré el deseo enfermizo de dominarlo.

Aunque #yoconfieso que el recuerdo de sus botas “vaqueras” de terror fue lo que verdaderamente me decidió.

¡De ninguna forma saldría con él vestido así!

PD. Me rehuso a buscar algo acerca del @ex#3 (por el momento).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!