viernes, 19 de noviembre de 2010

Películas que hay que ver (la secuela).

Photobucket

Para que no se aburran esté fin de semana banda tertuliana¡ Vayan y consigan los clásicos del cine que ahora les recomiendo.

1939: Lo que el viento se llevó. De Víctor Fleming. Un clásico del cine épico. A ello contribuye una intensa historia de amor, el trasfondo de la guerra de recesión y la presencia de estrellas de la talla de Vivian Leigh, Clark Gable y Olivia de Havilland.

1939: El mago de Oz. De Víctor Fleming. Dorothy es transportada a un reino extraño por culpa de un tornado. Éxito inmediato y un culto posmoderno.

1940: Fantasía. De Walt Disney. Un clásico de animación creado a partir de segmentos de música clásica que ha perdurado.

1941: Ciudadano Kane. De Orson Welles. Una de las películas más importantes por sus innovaciones narrativas y un uso atípico iluminación, la música y la escenografía llevan en trance al espectador que sigue la trayectoria de un magnate del periodismo.

1943: La sombra de una duda. De Alfred Hitchcock. La transferencia de personalidades, humor negro y suspenso. Un juego visual que hace que nuestra mente trabaje.

1943: Casablanca. De Michael Curtiz. El nacimiento de los antihéroes y pareja clave del cine romantico. Ilsa y Rick, después de haber vivido un romancen en París, la pareja tiene un tórrido encuentro entre espías, agentes secretos y contrabandistas.

1945: Scartlet Street. De Fritz Lang. Piedra angular del cine noir. La historia versa sobre la dependencia sexual. Donde una pareja toma ventaja de un pintor. La figura de la mujer fatal tiene sus inicios aquí.

1945: Días sin huella. De Billy Wilder. Las consecuencias del alcoholismo llevado a la destrucción de un hombre que se busca a sí mismo en cada trago.

1947: Qué bello es vivir¡ De Frank Capra. Comedia ligera protagonizada por James Stewart qué elevo el animo a las audiencias con su mensaje redentor.

1947: Nosotros los pobres. De Ismael Rodríguez. Melodrama donde Pepe “El Toro”, Chachita y la Chorreada intentan librar obstáculos cotidianos de la pobreza pero la situación empeora cuando Pepe es acusado de un crimen.

1948: El ladrón de bicicletas. De Vittorio de Sica. Clásico neorrealista sobre un obrero que pierde su herramienta de trabajo.

1949: El rey del barrio. De Gilberto Martínez Solares. En la cinta, Tin Tan es un Robin Hood moderno, ya que estafa a millonarias para poder ayudar a su paupérrima vecina.

1950: Los olvidados. De Luis Buñuel. Una descarnada denuncia de la marginación y la violencia de la juventud mexicana que genero escándalo.

1950: El ocaso de una vida. De Billy Wilder. Crónica de la decadencia de una estrella del cine mudo. Un periodista por accidente llega a casa de la estrella y descubre más de lo que aparentemente hay.

1951. Un tranvía llamado deseo. De Eliza Kazan. Tenessee Williams adapto el guión para la pantalla grande con Marlon Brandon y Vivian Leigh en los estelares. Un impactante retrato de personajes.

1952: Cantando bajo la lluvia. De Stanley Donen y Gene Kelly. La escena clave de los musicales. El clímax, Kelly camina por la calle y, de pronto, empieza a llover. En pleno aguacero, canta, baila y hace piruetas.

1952: El espectáculo más grande del mundo. De Cecil B. Mille. Un elenco de estrellas lleva a la pantalla el mundo de los circos Barnum, Ringling y Bailey.

1953: La princesa que quería vivir. De William Wyler. Presenta las 24 horas en la vida de una noble europea que visita Roma. Harta de las contradicciones que le impide el protocolo prefiere conocer la vida real al lado de un periodista.

1955: La comezón del séptimo año- De Billy Wilder. La diosa del cine Marilyn Monroe interpreta a una inquietante vecina que en el cálido verano neoyorkino transforma la vida de un hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!