viernes, 19 de noviembre de 2010

Los bugas NO son comida.


(sí, me gusta Nemo y qué y qué)


La primera vez que entré a un lugar de "ambiente" (eufemismo posmodernista para referirse lugar gay... ok no) lo primero que noté es que el 80% de los presentes en el recinto voltean a verte como si te tratases de un pedazo de bisteck y te evalúan cual si estuvieses en central de abastos. Pasado cierto tiempo digamos que te vale madre y ya ni los pelas pero este tipo de comportamiento digno de la sección de carne y salchichonería puede llegar a incomodar a más de uno.


Cierto día un conocido hetero me decía "es que los gays como que te acosan y se te quedan viendo lujuriosamente y llegan hasta a nalguearte", me hubiera gustado poder rebatirle el argumento mencionando que eso no son todos que nada más unos cuantos pero let's face it; son los más a los que se les olvidó su correa en su casa y somos los menos que poseemos cierto autocontrol y respeto ante los muchachos hetero.

Sí muchachos, sé que hay chicos straight que nada más de verlos babeas el piso pero pues no es motivo suficiente para que apliquen sus sofisticadas técnicas de "glorieteada y perreo" para insinúarsele. Nada más desagradable que el ser insistentes hasta el hartazgo para cuando te gusta alguien; quiéranse tantito, muchachos.

Por las razones anteriormente mencionadas no me extraña que nos tengan cierto resquemor, digo cualquier acosador te genera incomodidad si se la vive insinúandote como porn star barata. Y también por eso instauro el movimiento "Los bugas no son comida" en el cual bajo la bandera gay exhortamos a nuestros compatriotas a respetar a los guapos, galanes y heterosexuales varones de este mundo. Aunque claro que existen muchachos hetero que se sienten halagados de ser merecedores de las miradas indiscretas de nosotros los gays, pero ésa es harina de otro costal.

Ya hasta entrados en materia si tienen hambre libidinosa cómanse un sandwich antes que a un ser humano nacido varón, por ejemplo.

alternBRUNO°°

Strobe Light!

2 comentarios:

  1. No tengo más que levantarme y aplaudirte... BRAVO Bruno, BRAVO! Amo la ilustración de lo evidente, ya parece que entrar a un antro gay (para nosotros los bugas) es como la entrada a un cuarto oscuro, ya tienes que ir con una mano tapandote el asunto y con la otra el trasero...! Naistumityu a todos los que nos acosan, perras! Por eso Dios no las quiere!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!