lunes, 22 de noviembre de 2010

Jaime Maussan y el Misterio de la báscula maldita

No sé ustedes, pero me fascinaría que un científico de renombre como Jaime sacara una enciclopedia sobre quienes son esos seres que nos transforman en la peor imagen de nosotros frente al espejo después de visitar a: "La báscula maldita".  

Obviamente no están por leer un post de auto ayuda diciendo cuan bellos son y lo lindos que se deben ver, ¡NO!; Dicho de otro modo, lo que sucede es lo siguiente:

Resulta que por extrañas razones he comenzado a subir de peso (sí, más; y sí, otra vez), inexplicablemente la aguja de la báscula de un momento se rompió y ahora cada vez que me subo da vueltas y vueltas, (aunque estoy seguro que está descompuesta, me bajo y ya no pasa nada); y que quede asentado aquí que no escribo esto mientras estoy tragándome una torta de 2 tamales tamaño familiar y mi coca light (Por aquello de la dieta, es que ya me empecé a cuidar).

Me parece pertinente obviar lo siguiente: Ni báscula tengo, y, dos: en efecto NO me estoy tragando una torta, ni la coca light. El caso es que quería enmarcar a los millones y millones de personas que se la pasan quejándose de que "la báscula los odia", "la dieta no funciona", "los tennis supercalifragilisticoespialidosos que te quitan hasta la papada no sirven", "las pastillas maravillosas mágicas del mundo alienigena nadamás les provocan chorro"; Caramelos y bolitas es obvio que nada de eso les va a funcionar siempre que:
  1. Ocupamos como pretexto lo siguiente: Habemos quienes trabajamos 8 (o más) horas al día y nos la pasamos echados como reces en pastura, lo único que movemos es la mandibula para tragar, porque de otro modo, y en efecto, en la oficina no se puede hacer ejercicio. Ya me vi contestando el teléfono mientras hago flexiones o me pongo la pierna izquierda en la cabeza por aquello de la flexibilidad.
  2. Los pequeñines llegan de la escuela y la señora está encostrada en la cama después de descansar. Y no es por demeritar su trabajo en casa, pero si de verdad se quisieran "consentir" se cuidarían.
  3. En la semana llevamos dieta rigurosa y entonces nos tomamos 20 litros de agua, hacemos 8 comidas al día, nos comemos hasta el pasto del jardín, pero entonces ya le bajamos al pan, tortilla, y esas cosas, pero entonces ya nos salimos a correr a las 5:00 a.m. tras el camión de la basura; La bronca viene el fin de semana, porque como ya "cumplí", el cuerpo se tiene que consentir, y le metemos a toda la masa-grasa-pastelito que encontramos.
Supongo que si yo fuera báscula y alguno de los que están en alguno de los 3 casos intentara montarse, les juro que me quito. Y es peor aún cuando estamos conscientes de que no hacemos nada más que agarrar el control de la TV, aplastarnos en la cama y quejarnos de que la báscula nos odia, mientras nos empacamos 10 sandwiches y una cerveza a tu tamaño.

Nada, nisiquiera la "dieta del cucurucho" les va a servir para bajar la lonja si no hacen algo, vayan con un nutriólogo y no hagan como Anahí que no traga nada entre lunas llenas y cuando siente morirse dice pendejadas, por favor, ¡No!, asesórense y no se excusen en "Ya a mi edad, ya ¿para qué?".

No hagan como mi Tía Chepa que se la pasa tragando como marrano en engorda y luego se queja de que encontró sus lentes perdidos 3 días después entre su tercera y cuarta lonja de la papada (Contando de abajo hacia arriba).

Y por lo que más quieran, paren ya de hacer como propósito en año nuevo: "Bajar de peso", seamos honestos, todos nos proponemos bajar de peso en año nuevo mientras nos tragamos todo el festín que preparamos antes.

Porque eso sí desde que se inventaron los pretextos se acabaron los pendejos y nuestra frase favorita es "Que tanto es tantito" "Total mañana empiezo la dieta", lo peor es que ese mañana nunca llega.

Seguiré informando.
Adiós y tan tan!

P.D. Los que no sepan, la "dieta del cucurucho" es: Comer poco y coger mucho.

1 comentario:

  1. muy acorde a las fechas, todo mundo va a empezar a visitar el gym en enero, ojalá duren más de una semana, total, hay personas que creen que con pagarlo ya tienen que bajar de peso, aunque no vayan. jo!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!