miércoles, 27 de octubre de 2010

El diablo ... El diablo ...!

Todo México sabe poner un "diablito" y tú ¿no? Nadamás es cuestión de saltar al poste más cercano, colgar tu cablecito de otro y ¡Listo! Tenemos la luz del vecino pero, en nuestra propia casa, negocio, puesto de quesadillas o fiesta de esas donde uno cierra la cuadra.

No me critiquen, trabajo en pleno centro de la ciudad de México, y lo único que se acerca a "planta de emergencia" es un "No-Break" que tiene 20 años y  hace más ruido de lo que aguanta. (10 ... segundos, para ser exactos)

Ahí lo tienen a uno trabajando como mula arriera hasta altas horas de la tarde, para que todo el trabajo de un día entero se fuera a la nada en menos de lo que dices "¡Ay!" (No estoy tan pendejo, alcancé a guardarlo todo, pero si mi inteligencia no me diera ni para eso, seguiría dándome de topes contra el escritorio).

Se preguntarán: "Bueno, y a este pobre idiota ¿Qué le pasó?", no desesperen, aquí estoy para disipar sus dudas. Resulta que en mi ciudad de la esperanza, si volteas hacia arriba, en lugar de ver un cielo despejado o un poquito contaminado, sólo puedes ver muchas marcas de cables, y cables, y (¡Ay! ¿Qué más? ... ¡Ah, sí!) CABLES.

La bronca central, no es ésta, la cosa es que algunos están casi para emular el "brinco de la reata" (sin albur), nisiquiera son para tensarlos bien. Y justo ayer, que todo debía salir perfecto, y yo salir a buena hora para echarme a correr, pasó un camión con una de sus puertas traseras mal cerradas y se jodió un cable. (Nota importante) El cable que abastece a 4 locales, y entre ellos, el lugar donde trabajo. Por supuesto mi sagaz mente inmediatamente pensó en comprar 300 metros de cable y colgarme del primero con luz que encontrara.

Ahí me tienen queriendome arrancar los pelos de la nariz (sí, toditos) porque mi trabajo, era un proyecto importante para cierta dependencia que empieza con "P" y termina con "residencia de la República" que, entre otras cosas, llevaba mi trabajo de 2 semanas enteras, mi total concentración y las quesadillas que dejé de tragar por estar ahí pegado.

No se vale que por la irresponsabilidad de algunos, otros muchos pudimos haber quedado desempleados. Y aquí viene la pregunta central de esta ocasión.

Queridos señores gobernantes (que les dicen): Podrían, amablemente, decirme ¿Por qué penes no imitamos algo bueno de los Estados Unidos y guardamos todo nuestro cablerio en el subsuelo? Mis vecinos y sus vecinos (de ellos) se los agradecerían muchísimo.

Así, no habría tanto diablito, a menos que contratemos topos para ponerlos ¿No creen, ustedes?

Por su atención, ¡muchas pinches gracias!

Seguiré informando
Adiós y ¡Tan tan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la tertulia? Comenta con nosotros tus opiniones!